Herramienta de Autoapagado de la UPV v.2.0.3 - Junio del 2010

En nuestra sociedad, y también en el ámbito universitario, hemos ido tomando conciencia de la necesidad de aumentar la eficiencia energética, reducir el consumo eléctrico y de establecer normas, conductas o criterios orientados a la racionalización de los recursos.

Cuando en el año 2003 comencé a trabajar en la Facultad de Administración y Dirección de Empresas (FADE), creé un programa para controlar los ordenadores disponibles en las aulas. Al incorporarme posteriormente al Dpto. de Sistemas Informáticos y Computación (DSIC), se me pidió que desarrollara una aplicación que inventariara el hardware de los ordenadores y los monitorizara. Debía funcionar en todos los sistemas operativos que empleaba el departamento: Windows 2000, XP, Vista, Windows 7, Fedora Core, CentOs, Debian, Ubuntu, SuSE, Slackware y Mandriva Linux.

La aplicación fue creciendo y se le añadió un módulo de ahorro energético, orientado a apagar los equipos de las aulas informáticas cuando no estaban siendo utilizados. Tuve que plantearme cuestiones como éstas:

  • Si en un aula hay una práctica de dos horas y luego, no hay clase el resto de la mañana, ¿quién verifica que los ordenadores se han apagado?
  • ¿Quién se asegura de que en los huecos horarios y sin docencia, o en las aulas de acceso libre, los ordenadores no siguen encendidos cuando ya nadie los está empleando?
  • En un aula con veinte puestos y solo doce personas en el aula, ocho ordenadores deben estar apagados. ¿Esto sucede así realmente?
  • ¿Qué sucede con los ordenadores que se usan en seminarios, cursos y talleres de fin de semana?
  • ¿Cuántas veces salimos de nuestro despacho y no apagamos el ordenador porque pensamos regresar más tarde?
  • ¿Y cuántas son las veces que tardamos más de lo previsto o no volvemos hasta la tarde o el día siguiente?

Por eso los controles automáticos son necesarios. No son los más inteligentes, pero sí los más efectivos a la larga.

Durante todo ese tiempo obtuve información sobre el funcionamiento de los ordenadores en las aulas y en los despachos de mi departamento, lo que me permitió detectar las situaciones donde podía reducirse el consumo de energía.

Al mismo tiempo, el Vicerrectorado de TIC decidió aglutinar y cohesionar los esfuerzos de investigación hechos hasta el momento por el DERD, el ASIC, el Área de Medio Ambiente, el propio Vicerrectorado para el Desarrollo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y mi departamento (DSIC) con el objetivo de cumplir con el Plan Estratégico de la UPV y poner en marcha e implantar en la Universidad Politécnica de Valencia una solución global de ahorro energético.

Desde la aplicación creada para el DSIC, se decidió trasladar el módulo correspondiente a la gestión de energía a toda la Universidad separándolo del resto de funciones de monitorización y control. Se desarrolló una aplicación mucho más compacta que debía funcionar en todos los entornos Windows de la Universidad y en una gran variedad de distribuciones Linux.

Sin embargo, mi programa solamente es una pequeña parte de todo este ambicioso proyecto de la Universidad.

Fase 2

En la segunda versión de la aplicación, desarrollé perfiles energéticos propios a cada usuario y que permiten que cuando un usuario inicia sesión se le asigne un perfil de ahorro de energía por defecto, que posteriormente el ordenador recordará para ese usuario y que éste podrá modificar sin permisos adicionales sobre el sistema.

Recordemos que en Windows XP los usuarios no pueden normalmente modificar su perfil energético sin ser usuarios avanzados o administradores, mientras que en equipos con Windows Vista y Windows 7, cualquier usuario puede modificar su perfil energético; a esta complejidad se suma el hecho de que mientras en XP cada usuario con permisos cambia el perfil para sí mismo solamente, en Vista y Windows 7, el perfil de ahorro energético es único para todos los usuarios, lo que complica un ahorro energético efectivo cuando varias personas emplean el mismo ordenador. Este punto queda ahora centralizado y homogeneizado con la nueva versión de este aplicativo.

El siguiente paso, consistirá en dotar al programa de inteligencia propia, que sea capaz de obtener los patrones de comportamiento del usuario, de modo que pueda afinar los parámetros más adecuados de suspensión, hibernación o apagado de los equipos según las características del puesto y los horarios de trabajo habituales de la persona.

Si la Universidad decide afrontar estos retos y dedicar los recursos necesarios, podrá seguir mejorando y desarrollando tecnologías que la doten de mayor eficiencia, produciendo un ahorro de costes que a la larga puede dejar libres recursos económicos para nuevos proyectos.

Guillermo García Núñez

Analista - Programador del Dpto. de Sistemas Informáticos y Computación (DSIC).

Si se te ocurre como mejorar la aplicación envíame tu sugerencia a guillermogn@upv.es

Noticias de interés

En el futuro aquí se mostraran noticias del proyecto que lleva a cabo la UPV, como puedan ser nuevas versiones de este programa, y cualquier novedad proveniente de alguna de las partes involucradas en reducir el consumo energético en la Universidad.

Ya disponible la versión 2.0.3

Descárguelo donde dice Software de Autoapagado -> Apagado de equipos Windows.