Ruta por los volcanes de La Garrotxa

En 12 kilómetros podremos contemplar uno de los parajes más pintorescos de Girona: La Garrotxa. Es una zona volcánica donde conviven los pastos con los bosques de hayas y encinas.

El itinerario comienza en el Área de Can Serra, junto a la carretera de Olot a Santa Pau. Dejamos el coche y cruzamos la carretera. Inmediatamente nos sumergimos en un hayedo encantado: La Fageda d'en Jordà. Sólo con avanzar unos pocos metros entramos en otro mundo. Las copas de los árboles apenas dejan pasar la luz. Nos desorientamos inmediatamente, pero unas sutiles piedras nos marcan el camino.

Salimos del hayedo y enlazamos con una carretera que atraviesa el parque natural. Avanzando unos cientos de metros encontramos el acceso al alto de Can Batlle y a la iglesia de Sant Miquel de Sacot. Éste es el único tramo tortuoso del recorrido.

A partir de ahí nos adentramos en un bosque de encinas en las laderas del Volcán de Santa Margarita. Subimos por la ladera sudoeste hasta la cima. Desde allí podemos ver, en el fondo del cráter la ermita de Santa Margarita.

Bajamos hasta ella y nos encontramos con un bello panorama. ¡Estamos en el centro de un volcán!. Bueno, hace 11.500 años que no entra en erupción.

Volvemos a subir y nos dejamos caer hacia el Área de Santa Margarita por un camino ancho pero empinado. La tierra volcánica es resbaladiza pero con cuidado podemos alcanzar el final.

Es un buen momento para reponer fuerzas al lado de una fuente.

A la tarde continuamos el recorrido, dirigiéndonos al Volcán del Croscat. Las explotaciones de sus recursos han dejado en éste una gran grieta digna de contemplar (sobre todo desde el aire).

Lo rebasamos a través de un antiguo basurero, ahora clausurado y adecentado (nadie diría que lo fue). Continuando el camino marcado volvemos a entrar en La Fageda d'en Jordà, acabando en el área de la que partimos.

Han sido 12 kilómetros muy variados, más de la mitad cubiertos por frondosos bosques que esperamos duren muchos, muchos años.

Preguntas, dudas, comentarios, críticas ...