ESKIMOS 2.019

 

El invierno pasado visité por vez primera la Concentración Internacional de Eskimos en la vecina Portugal, me dejó gratamente impresionado y un inmejorable sabor de boca.

Buena organización (algo que empiezo a apreciar en los portugueses), buena acogida, buen lugar para acampar, y buena compañía, no creo que se pueda pedir mucho más...

Dice Felix Grande en su poema "Donde fuiste feliz alguna vez..., no debieras volver jamás"; pero no explica en él como resistirse a la tentación de volver..., y volví...!!!

 

 

 

Para esta edición volví a salir el jueves, el año anterior me había funcionado bien y como dice mi adaptación de un un viejo proverbio  inglés "lo que funciona no lo arregles"...

Por el contrario este año decidí que mejor no pasar por las "curvas de Villatoya", y hacerle caso a mi sentido común; la hora temprana de la mañana unido a las bajas temperaturas y las tremendas zonas de umbría de la carretera, aconsejaron que en esta ocasión sería preferible tomar la aburrida autovía hasta Albacete....

La mañana soleada hacía disfrutar de la ruta en moto, aunque la temperatura no comenzaría a subir de los hasta alcanzar las proximidades de la ciudad manchega, mención especial a la zona de Almansa donde termómetro descendió hasta los recuperándose progresivamente unas decenas de kilómetros después.

Ahora bien, para tedio la tremenda recta entre Albacete - Barrax de 26 km. idéntica a la Albacete - Balazote, cuando crees que ya a terminado la "aburrivia" vienen estas rectas a minarte el ánimo de la distracción.

La mañana acompaña y los kilómetros se suceden rápido, apenas hay tráfico, aunque siempre me sorprende el transito de camiones en la N-430 entre Ciudad Real y Badajoz.

Una parada para el avituallamiento en La Puebla de Don Rodrigo, comida que no pasará a la historia pero que cumplió con su cometido

 

 

 

 

Villanueva de la Serena

El año pasado decidí hacer la noche en la extremeña ciudad de Don Benito, y me quedé con las ganas de visitar la cercana (5 km. las separan) Villanueva de la Serena, así que la ocasión la pintan calva y si el pasado año visite una, este sería para la ciudad de al lado...

El hotel El Emigrante sería mi alojamiento aquel día, 24 €, el parking privado gratuito le daba un plus de importancia, en conclusión una buena relación calidad/precio...

Una vez tomada posesión de la habitación, tocaba una vuelta por la ciudad..., había llegado algo pronto, y pienso que para el siguiente año rodaré 100  km. más antes de hacer la parada intermedia...

¿Por que esta parada intermedia?, en invierno y el desconocimiento del lugar del final del viaje, obligan a que la llegada deba de ser de día y con el mayor tiempo por delante por posibles incidencias (hay que acampar), si realizara el viaje de una sola vez llegaría al lugar de noche y bastante tarde..., y eso no es prudente.

Villanueva de la Serena se manifiesta como una pequeña ciudad tranquila, donde el tiempo transcurre sin prisa, dotada de todos los servicios comerciales e industriales que se puedan necesitar, a escasos 5 km. se encuentra Don Benito, entre las dos ciudades acumulan 60.000 h.

Una tarde, tiempo más que suficiente para visitar la ciudad.

 

 

 

Al día siguiente continuo la marcha, no sin antes buscar un mecánico que apriete la válvula del neumático delantero de la Pan-Euro que pierde aire desde Valencia.

El sol luce con intensidad aunque la temperatura apenas supera los 4º, el día se muestra magnifico para la ruta en moto y en cuanto soluciono el pequeño problema nos ponemos en marcha la moto y yo mismo mismamente....

Llego a Cáceres y entre la intuición y el recuerdo salgo de ella y con facilidad encuentro el desvío que me interesa..., hacía Alcántara, ya se sabe que las manías no las curan los médicos, pero estando por la zona no puedo evitar cruzar la frontera con Portugal por el Puente romano de Alcántara...

Unos kilómetros antes, a la altura de Brozas, una densa niebla me envuelve, vuelve a bajar la temperatura, y regreso otra vez a los..., el incordio de la pantalla mojada y no poder ver "tres en un burro" me obligan a no pasar de 60 km/h.

 

 

 

 

La niebla incomodaba bastante, el tiempo transcurría más rápido que la Pan-Euro, así que decidí "tirar por la calle de en medio" y rodar los 60 km. que me separaban de Castelo Branco donde podría coger la autopista que me llevará lo más rápido posible a la ciudad portuguesa de Guarda.

Una vez llegado a Guarda toca salirse de la "aburrivia" y retomar carreteras locales hasta llegar a Gouveia, pueblecito portugués próximo al camping Curral do Negro donde se celebraba la concentración...

Y por fin he llegado y a la hora prevista, en torno a medio día..., apenas hay motos y moteros, pero entre ellos ya se encuentran el amigo Alfredo Cortes y Agustín de Sabadell que me reconocen a lo lejos y vienen a darme la bienvenida...

 

Lo primero buscar y encontrar un lugar lo más llano posible para acampar y no demasiado lejos de los colegas, habitualmente los primeros que llegan de alguna forma marcan la zona para el resto de los que van viniendo, no es que la marquen con señales, no; la marcan con su presencia, es mejor y más cómodo acampar cerca de los colegas que lejos...

No sin cierta dificultad y gracias a la ayuda de Juanjo Nieto (que ya rondaba por allí) consigo montar mi tienda nueva, la anterior quedó abandonada en L'Authentic a causa del viento ¿recordais?

 

 

Una vez instalado y cambiado a ropa más cómoda para la estancia toca visita a la hoguera y ayudar a aprovisionarla del combustible necesario..., leña.

 

 

Poco a poco van llegando los compañeros, una primera cerveza para celebrar el reencuentro con algunos y acompañar a los que conocemos por vez primera...

Juanjo, Agustin, Carlos (pelut), yo y Xavi...

 

 

Y con la llegada de la noche, la cena y luego las charlas, las aventuras, las batallitas al calor de la hoguera..., una lastima que el humo distorsione tanto los recuerdos, ¿o las fotografías no son acaso..., recuerdos?

 

 

Aquel día ya no daría mucho más de sí..., poco a poco la hoguera se quedaría sola yéndonos a dormir, el día había sido largo para todos...

A la mañana siguiente, un frugal desayuno y tocaba organizarse el día, algunos decidieron bajar a conocer el cercano pueblo de Gouveia, yo ya lo conocía del año pasado, así que decidí quedarme en el camping y danzar por los alrededores, ver que motos habían llegado y que planta tienen las tiendas..., plantadas.

La socarrada Serra de la Estrela

 

 

 

Haciendo el ganso...

 

 

Una lástima que el camping estuviera abandonado, supongo que debido al incendio que asolo la zona hace un par de años..., una lástima.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Luego, mientras algunos compañeros se fueron a comer de rancho..., yo decidí hacer la "guerra" por mi cuenta... ;)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y el día volvió a dar paso a la noche y vuelta a recordar tiempos pasados, buenos tiempos, malos tiempos, los mejores tiempos y los peores tiempos..., tiempo de moteros...!!!

 

 

La mañana siguiente amaneció como estaba previsto..., lloviendo.

El buen tiempo del que habíamos disfrutado tocaba a su fin como la concentración, agradecidos de que nos hubiera respetado el fin de semana, pero recoger bártulos y tienda lloviendo es un incordio importante..., no ha lugar ni tiempo para las fotos, en Portugal es una hora menos, y habrá que recuperarla de alguna forma...

Recogida apresurada de trastos, emotivas despedidas de los colegas con los que se han compartido durante horas risas y anécdotas, prometiéndose unos a otros un próximo reencuentro en alguna de estas perdidas concentraciones que te trasladan de una zona de confort a otra bien diferente..., pero no menos confortable.

Me quedan 800 km. hasta casa y me apetece llegar cuanto antes..., llueve en Portugal, me visto de agua y me pongo en marcha..., salgo por Ciudad Rodrigo y para de llover..., entre Salamanca y Ávila el viento me hace danzar a su aire, tanto que abandono la autovía y salgo a la general algo más resguardada..., amaina el viento y en un bar de carretera entre Ávila y Madrid pego un bocado, no quiero perder mucho tiempo...

Entro en la M-50, letreros de precaución avisando de fuertes rachas de viento..., el coche que me precede pierde volando las dos bicicletas que portaba en la "baca" del mismo, suerte tengo de poder esquivarlas..., miro por el retrovisor y no viene nadie detrás, pero seguro que alguno se las encontrará en el camino, el vehiculo para asustado a la derecha..., continuo mi camino...

Salgo por la A-3 y a la altura de Honrubia harto de autovía salgo a la antigua N-III..., circulo prácticamente solo pero a la altura del Embalse de Alarcón, en una de sus curvas, toda la Guardia Civil con helicóptero incluido, me hacen parar, ha habido un accidente..., pronto me dan paso...

El tráfico se multiplica a la entrada de Valencia..., llego a casa..., son las 7'00 pm. miro arriba, Marisa ha oído la moto y sale a recibirme...

Creo que volveré a Eskimos

Y esto es to, esto es to, esto es todo amig@s