Gibraltar 2.017

 

 

Un "pensat i fet", nada previsto, nada planeado..., dos días antes

- No hemos pensado nada para esta Semana Santa

- ¿Nos vamos a Gibraltar antes de que vuelva a ser Español y ya no sea lo mismo?

- Pues vale, vamos a buscar hotel...

Y así nació y salió este corto viaje a Gibraltar y alrededores, si bien Gibraltar en si mismo no tiene nada, sus alrededores son todo lo contrario.

El hotel lo buscamos en Algeciras a pocos kilómetros de Gibraltar y su zona de influencia, Hotel Mir Octavio un cuatro estrellas que a duras penas llegaba a tres...

Algeciras que si bien es una ciudad grande no tiene demasiado que ver, un pasear agradable y poco más...

 

 

Si por el día tocaba paseo por el "paseo" marítimo y ver el monumento a Paco de Lucia (soy ferviente admirador), por la noche, en Andalucia y en Algeciras en concreto había Semana Santa...

 

 

A la mañana siguiente toca la prevista visita a Gibraltar

 

 

Queda claro que no esperábamos gran cosa de "La Roca", pero la realidad supera la ficción, una calle que apenas llegará a un km no muy ancha y con comercios a ambos lados de las aceras, y mucho turismo, sintonizaba quizás más con Andorra si no fuera por el mar cercano.

 

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Era Viernes Santo y allí también era fiesta, tanto que estaba prohibida la subida a "La Roca" para poder ver los monos y el mirador, tan solo sé podía  ascender a través del funicular, el sol caía con como solo en Andalucía sabe hacerlo y la cola alcanzaba casi los 100 metros, una lástima ya que los macacos se quedaron sin vernos..., ellos se lo perdieron.

 

 

Estatuas vivientes callejeras...

 

    

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y con esta típica foto anglogibraltareña nos despedimos de "La Roca", en realidad tan solo merece la pena como curiosidad.

 

 

Aquel día comimos en La Línea de la Concepción, si Algeciras no tiene casi nada, los "llanitos" aún tienen menos para enseñar, una playa aceptable para casi todo menos para tumbarse en la arena, no nos explicamos como con el viento que hacía quedaban granos de arena...

 

 

 

 

 

 

 

 

A la mañana siguiente nos fuimos a visitar los alrededores de Algeciras/Gibraltar, empezando por lo más cercano..., Tarifa

 

Nos acercamos a la Fortaleza de Tarifa, "secadero de reclutas" como lo definió un lugareño; la mala suerte quiso que no pudieramos visitar su interior, ya que solo se accede previa reserva de visita con varios días de antelación, así que nos conformamos con ver su rocosa costa...

Y luego una visita al pueblo, que dicho sea de paso nos encantó, Tarifa nos pareció muy bonito, nada que ver con lo visto hasta ahora en este viaje.

 

     

 

Continuamos camino y si Tarifa nos había gustado, Vejer de la Frontera, nuestro siguiente destino nos dejaría con la boca abierta, quizá uno de los pueblos andaluces más bonitos que haya visitado nunca, eso sí, con bastante turismo..., pero guardando todo el sabor tradicional andaluz...

 

 

 

El 29 de agosto de 1812 fue promulgada en esta plaza la primera Constitución española, en medio de la alegría popular, repiques de campanas y salvas de fusilería.

El Exmo. Ayuntamiento y la Real Sociedad de amigos del país acordaron conmemorar su bicentenario

Vejer de la Frontera Agosto MMXII

 

Cuadro de Salvador Viniegra

 

 

 

 

 

Después de comer muy bien en Vejer de la Frontera, decidimos iniciar la vuelta hacia Algeciras, pero poco a poco, no muy lejos quedaba el Cabo de Trafalgar, funesto en el recuerdo de nuestra historia batalla que se "mal perdió" y que nunca debió de ocurrir y a la que los ingleses han sabido sacar partido..., afortunadamente tenemos a Galdos y sus Episodios Nacionales que ponen las cosas en su sitio.

Desgraciadamente una vez más, una barrera nos impedía el paso (y ya van tres), tuvimos que conformarnos con fotografiar el faro de lejos...

 

   

 

Tambíen nos detuvimos en una playa donde cientos de personas practicaban Kitesurf (surf con parapente) impresionante la cantidad de playas que en las que se veían a lo lejos los parapentes como si fueran cometas...

 

 

Pasando ya por Tarifa de vuelta, paramos en el mirador del mismo nombre..., al fondo se podian ver las montañas de la costa marroquí...

 

 

     

 

Ya a la mañana siguiente iniciábamos la vuelta a casa después de una corta visita por una parte de Andalucía que desconocíamos y que nada tiene que envidiar al Algarve portugués, paisajes bonitos y gastronomía rica y económica...

La vuelta por la Sierra de Grazalema nos invitó a parar y ver como las nubes resbalaban por las cumbres...

 

 

 

 

 

 

Y esto es to, esto es to, esto es todo amigos...!!!