BRNO 05

Para una mejor visión de las fotos recordar botón izquierdo del ratón+Ctrl.


Los Protagonistas.

Pero que nervios...¡¡¡ por la mañana.

Los cuatro listos para la partida.

Almorzando en San Carles de la Rapita.

Una paradinya...

El "Pelao" hizo justo la foto cuando las jarras estaban vacias.

Haciendo los deberes después de la comida en La Queixalada de Figueres.

Perdidos en Perpignan, gracias al GPS del amigo Toni.

Cenando en el hotel Campanille de Beziers

Paradita en Codognan para "un cortadito".

Fotografia que recoge la esencia de la postura en moto. Ejemplo en cualquier manual básico de conducción.

También recoge con exatitud las manchas de haberse mojado el carrete en el bolsillo de Mª José un día de lluvia en el viaje.

Pernes-les-Fontaines, cerca de Carpentras..., poco antes de comer.

Hasta aquí llegamos gracías a nuestra particular habilidad para perdernos, la salida fue calurosa y costosa, pero al final conseguimos poner las ruedas rumbo a la dirección correcta.

Observeseme en una de mis famosas tumbadas, el angulo de deriva, la mirada hacia el horizonte, el bigote paralelo al grado de inclinación...

Es curioso, pero por aquel entonces en Francia ya cubrian los guardarrailes.

Valiente como pocos, echandose "güisqui" en la picadura de una avispa.

En otra de nuestras conocidas pérdidas, dandole caña al GPS de Toni.

En Albertville, un paseo por la ciudad, de noche y ni un alma por la calle.

Acabamos de pasar por a los pies del Mont Blanc y aún estamos extasiados.

Una paradita técnica al paso por Martigny a estirar las piernas y contemplar el paisaje.

En la ciudad de Brig (Suiza) paramos a comer.

Mientras unos reposaban la comida "achocados" otros zascandileabamos por ahí.

Otra paradita admirocontemplativa.

Te digan lo que te digan, es un robado...

Comienza lo bueno, empezamos a subir el FurkaPass.

Desde esta posición en medio de la ascensión, se puede observar delante la subida al FurkaPass y detrás el GrimselPass.

La coronación del Furka. Un lugar inhóspito donde hacia un "guebo" de frio a pesar de ser agosto.

Después del Furka, viene el OberalPass, vamos qu'es un continuo subir y bajar.

Peazo de B&B en Sedrun (Suiza).

Y sorpresa al día siguiente al pagar, ya que confundimos el precio de la habitación..., era por persona aún así nos salió muy a cuenta el tema.

Haciendo los deberes después de la cena en Sedrun.

A la mañana siguiente preparándonos para la partida, el B&B por detrás tampoco está mal ehhh¡¡

Los pueblos quedan justo por debajo de la niebla..., esto es una cosa que en Valencia no pasa.

Después de cruzar Liechtenstein como un suspiro, entramos en Austria como quién no quiere la cosa.

Mucho nos costaba avanzar, los kilometros se hacian eternos, el tráfico era impresionante, a estas alturas estabamos hasta el gorro...¡¡¡

Llegada al camping de Zell am See.

Ni que decir tiene que antes d'encontrarlo nos perdimos unas cuantas veces.

Somos pobres, aqui cenando como podemos algunos productos nuestros y otros del lugar, como la cerveza, las papas, etc...

Después de la cena, un cafetito en el bar del camping, una densa niebla comenzaba a cubrirlo todo.

Toda la noche lloviendo, trae consigo estas consecuencias..., Manolo hasta tuvo que cambiar la tienda de sitio si no se ahogaban.

Después de recolocar las tiendas y desayunar, nos disponemos a irnos a Salzburgo. La mañanita promete.

Y nuestro paseo "salzburgues" comienza con la "guía" de Sisi.

Salzburgueando

Y tanto paseo nos dió el hambre suficiente como para hacer un alto en el camino, y papear...¡¡¡

Zascandileando por Salzburgo.

Y ahora por el rio Salzach

Sacandole partido al lluvioso día "salzburgués".

En la casa natal de Mozart, el único sitio donde no llovia.

De vuelta al camping, haciendo lo que mejor sabemos hacer..., beber cerveza, la niebla comienza a bajar otra vez.

Al día siguiente esperando al bus que nos subiria apenas unos centenares de metros hacia la cuevas de hielo Eisriesenwelt.

La mayor parte de la subida a las cuevas se hace a pie. Y como se puede observar la lluvia no nos abandona.

Un buen paseo de subida desde el autobus hasta el funicular, la niebla nos impide ver el paisaje que s'extiende hacia abajo de nosotros.

Una lástima la niebla.

Parece que comenzamos a ir por encima d'ella.

Y después de mucho mucho subir, llegamos al funicular.

Si hubiera sido un paseo, seguro que hubiesemos tenido frio, pero como fue todo hacía arriba, arriba, arriba y más arriba, solo sudabamos...¡¡

Por aqui rondábamos los 2.000 metros de altitud.

En la entrada de la cueva de hielo.

En el interior de la cueva, donde hacía un frio que pelaba, claro..., es de hielo..., y cada rayita de la pared se supone que es un año, habia cientos

Las fotos había que hacerlas deprisita y con disimulo, ya qu'estaban prohibidas.

Hay que bajar con cuidado las escaleras de adentro de la cueva, ya que es el reino de la humedad.

Una nevera gigante.

Un buen rato después terminó la visita de la cueva, comenzaba la bajada por el mismo sitio por el que horas antes habiamos subido.

La niebla comenzaba a levantar.

A mitad de camino en la bajada, un restaurante que nos viene de perlas para comer, más vale tarde que nunca.

Y mientras nosotros las pasabamos putas subiendo y bajando el Grobglockner, ellas se hacían fotos a orillas del lago donde estaba el camping.

Al día siguiente llegabamos a la frontera Checa.

Al final llegamos a la ciudad checa de Znojmo, no sé porque nosotros el llamamos "zojimo".

Unas cuantas vueltas para encontrar habitación y luego una estupenda cena que la camarera se curró de lo lindo, no hablaba nada de inglés y nosotros nada de checo. La primera ciudad del "este" que visitabamos y la verdad sea dicha..., nos impresiono, años después es una de las ciudades que más comentamos cuando nos reunimos. Calles bacheadas a tope, ausencia de semaros, parque movil de más de 40 años, avenidas enormes, estatuas de tiempos pasados, casas que se caen a pedazos...

Y si, parece exactamente lo que es..., a la mañana siguiente poniamos rumbo a Brno, estabamos apenas a 100 km. de distancia.

Llegamos a Brno y hacemos una entrada triunfal, vamos que nos perdemos como es costumbre en nosotros mismos.

Brno tiene un lago enorme pegado a la ciudad, y en él hay tres campings, encontrar el lago nos costó lo suyo, y los campings para que decir..., eso si, una vez los encontramos salimos huyendo d'ellos, jamás he visto en mi vida campings peor acondicionados y caros..¡¡¡ los aseos me recordaban los de Auschwitz y olian peor.

Ellas en la puerta del bungalow del camping de Ostrovacice.

Algo desilusinados y después de haber perdido toda la mañana buscando un camping decente, nos dejamos guiar por el instinto (y por una indicación que ponia Camping Alpha), y lo acertamos, aún pudimos pillar un bungalow libre para los cuatro.

Definitivamente fue un mal día. Salimos de Znojmo para recorrer los 100 km. que nos separaban de Brno, un chubasco imprevist nos caló hasta los huesos

Llegamos a Brno y tardamos toda la mañana en encontrar los dos jodidos campings, para al final tener que descartalos y buscar otro. Salimos hacia Praga y en mitad de la autopista (lugar de la foto) nos encontramos con un atasco de una hora y media por un accidente (peazo accidente, la verdad). Llegamos a Praga con varias horas de retraso sobre lo previsto y el hotel que teniamos localizado estaba completo, y los de alrededor también, ya casi de noche encontramos un B&B, en conclusión todo un día perdido.

Después de todo el stres acumulado durante todo el día, nos las habiamos ganado. Por cierto en esa pizzeria de diseño en Praga, cada cerveza 0'80 €.

Una primera visita nocturna al Puente Carlos, para comprobar qu'entre otras cosas la fotografia no es lo nuestro. Hacía frío ehhh...¡¡¡

Visto que la fotografia no es lo nuestro, nos metimos en un garito muy próximo al Puente Carlos y nos hicimos unos cubatas..., en Praga...¡¡¡

A la mañana siguiente de un día nublado, nos disponiamos a "praguear" todo lo posible. Aqui desde la habitación del B&B.

Esperando al tranvia que nos subiria hasta las inmediaciones del Castillo.

La Catedral de Praga, San Vito.

Y como casi todas..., en obras.

Atestado de turistas.

Praga desde arriba..., ved cuanta ternura hay en mi mirada...

Grupo de Jazz auténtico en el Puente Carlos.

Y no podia faltar una foto de Praga en el reloj astronómico.

Marisa añadiendo un poco de cordura a la composición.

Por la tarde abandonamos Praga y volvimos al Camping de Ostrovacice, aqui dentro del bungalow prestos a dormir, siempre hay algún alma incordiadora...

Al día siguiente nos acercamos a la próxima ciudad de Bratislava, capital de Eslovaquia.

Ciudad que nos sorprendió gratamente, por su aspecto moderno, limpieza, ambiente cultural y unas ganas locas de quitarse el pasado d'encima.

Por si alguién no se ha dado cuenta, las dos estatuas del medio son Marisa y Mª José..., coño, por si acaso.

Protesta por el goulash, se pone perdida la camiseta..., todo menos soltar la cerveza de la mano. Ahora que los macarrones con chocolate de Marisa...

Un Danubio bastante crecido, detrás de nosotros.

El Danubio desde la otra orilla.

Un descanso en el parque, a orillas del Danubio..., andar andan..., pero andan poco.

Trampantojos en Bratislava..., la fachada está pintada.

En una plaza cualquiera, en un banco cualquiera...

De souvenirs por Bratislava.

Toda la ciudad estaba invadida por vacas parecidas a esta, pintadas con los más diversos colores y motivos.

De vuelta a Brno..., y "pivo" para los cuatro.

No hubo forma d'encontrar una señal indicativa en la entrada de la ciudad, así que tuvimos que conformarnos con una del interior de la misma.

Por la noche, antes de irnos a domir al bungalow, una cervecita en las carpas que habilitan en Ostrovacice para el evento.

Al día siguiente nos acercamos al circuito.

En las entrañas.

Pablo me insistió tanto..., que como me iba a negar, el pobre necesitaba darse a conocer.

Yo sé de uno, qu'esa noche le salieron al menos un par de granos más...

Toni y Marisa, a pesar de las gafas de sol, sabemos quienes son.

"Il Doctore" no hubo forma humana de que pudiera acercase a nosotros..., y mira que lo intentó ehhh...¡¡¡

Si es que no podia atenderlos a todos, al pobre Capirossi apenas pude prestarle atención.

Pedazo de abrazo me dió nada más verme..., como nos aprecia..., gracías Jorge.

Haciendo patria en la puerta del bungalow del camping..., fuimos felicitados por muchos de los campistas alemanes que llenaban el recinto campista.

Y después de un día de circuito, que mejor que cenar d'esta guisa en las carpas que ponian en Ostrovacice.

Henos aquí, manos y bocas a la obra.

Heineken's de 1/2 litro..., una gozada.

A pesar de ser agosto, por la noche refresca mucho.

Haciendo turismo por la ciudad de Brno.

S'estaba organizando una fiesta local, Marisa con una chica vestida con el traje regional.

Una ciudad con mucha vida, con algunas gruas..., aqui en la plaza principal de la ciudad.

Como decia, s'estaban preparando para alguna fiesta local.

Me recuerdan los cubos de basura de "Don Gato", en una calle cualquiera de Brno.

Al fondo la Catedral de Brno, ¿San Petrus? creo.

Trampatojos también en Brno.

Una vista de la ciudad desde una de las torres de la Catedral.

Desde el otro lado.

Alguién conoce esa marca de motos y a un fotografo peor...???

También una central abandonada en medio de la ciudad.

Al día siguiente de vuelta a hacia casa, hicimos noche en Sankt Peter in Holz, muy cerca de Spittal An Der Drau.

Aqui en una agradable cena después de todo un día de moto bajo la lluvia checa y austriaca, algún problema tuvimos para encontrar alojamiento, pero al final tuvimos suerte, como siempre.

La mañana siguiente parecia que se presentaba igual que l'anterior, detrás el B&B donde habiamos pasado la noche.

La mañana se iba arreglando conforme iba transcurriendo..., entrando en Italia.

Una parada cualquiera de avituallamiento por algún lugar de Italia, camino del Stelvio.

Paradita a fumar, justo en el desvio hacía el famoso puerto.

Y llega un momento en el que no podemos continunar, una barrera nos lo impide..., hasta dentro de una hora. Así que nos lo tomamos con calma.

Arriba, arriba, arriba, arriba...¡¡¡

Una vez arriba del todo...

Hay que reconocer qu'es un pedazo de puerto.

Las vistas desde arriba..., impresionantes.

Heteme aqui, en otra de mis conocidas tumbadas.

Después de haber pasado la noche en Tirano, al día siguiente continuamos camino empezando por el Bernina.

En lo alto del Bernina espectacularidad al 100%, con los dos glaciares al fondo y su laguito y todo todo todo.

Saint Moritz pegado a este lago..., como Marisa.

A veces uno s'encuentra con extraños compañeros de viaje.

El Paso del Spluga, quizá el más dificil y peligroso de todos.

San Bernardino...

Posiblemente tenga el lago más bonito de todos los que vimos arriba en los puertos.

Nos los cruzamos en el Spluga y en San Bernardino, impresionantes..., los dos en la misma Vespa; y no bajarian del 1'80 ninguno de los dos.

San Gotard, hoy día un paseo.

El lago de San Gotard con su "caravana" al fondo, en medio del lago.

Y llegamos a Andermat, conseguiemos este hotel..., no sin cierta dificultad.

Una duchita y un paseito por el pueblo antes de cenar.

Cualquier rincón de Suiza es encantador. Seguimos en Andermat antes de la cena..., ¿no sé nos nota la carita de hambre...?

Poco a poco nos vamos acercando a casa, pero aún hicimos una paradita en el Lago Leman.

Paradita de avituallamiento a orillas del lago Leman, eso si..., en el lado francés..., mucho más economico.

Por la noche, haciendo los deberes en Annemasse.

Nos costó encontrar alojamiento, pero en esta ocasión un Campanille nos vino de perlas.

Al día siguiente llegamos a Carcassonne.

"carcasoneando"

Al fondo el cementerio, como el de las pelis de terror, con lapidas torcidas, otras rotas..., estaba guay.

Unas cervecitas por la noche..., serían las últimas en "tierra extraña".

Decidimos entrar en España por Port Bou, la carretera una vigueria, el paisaje..., sin comentarios.

Paradita en Torredembarra para comer.

En el Delta del Ebro a fumar un cigarrito, el último d'este viaje.

Y 18 días después regresamos a casa, continuan las obras en la calle..., pero a nostros tardará muchos días en que se nos vaya la sonrisa de la cara.

Esto es to, esto es to, esto es todo amigos.