LAS MERINDADES 2.019

 

 

 

 

Aprovechando el acueducto que este año nos proporcionaban el 9 d'Octubre y el 12 del mismo mes, hemos aprovechado para visitar una comarca desconocida hasta ahora por nosotros y a la que teníamos mucho interés en visitar.

Las Merindades, comarca burgalesa que limita con el País Vasco y con Cantabria, comarca rica en poblaciones medievales y paisajes increíbles...

Elegimos esta ruta más larga (700 km) buscando un camino más entretenido y alejado en la medida de lo posible de aburridas autovías. Lo habitual hubiera sido por Teruel, Monreal del Campo, Medinaceli, Soria, Logroño y Villarcayo, pero gran parte de esa ruta la conocemos sobradamente y son abundantes los kilómetros de autovías y rectas interminables...

Nos decidimos por Villarcayo por dos motivos principalmente...

1º Es una población céntrica dentro de la comarca.

2º De las poblaciones céntricas es al que mejores infraestructuras hoteleras ofrecía.

 

 

 

 

La mañana del sábado cuando salimos estaba fresca aunque lucia el sol, 12º marcaba el termómetro a nuestro paso por Landete donde decidimos incorporar algunas calorías y como viene siendo habitual el bar de la gasolinera de la entrada vuelve a estar cerrado (los últimos 5 años se pasa más tiempo cerrado que abierto). Tiramos de plan B y buscando en el mismo pueblo pudimos almorzar...

Continuamos camino y pronto llegamos a Cañete, la ciudad de "La Muralla" y el inicio de una de las carreteras más bonitas y entretenidas que se encuentran en el panorama nacional, la N-420, esta carretera siempre es espectacular pero además en otoño adquiere un carácter especial, se van sucediendo las curvas y los kilómetros, pronto dejamos atrás el divertido tramo hasta Carboneras, pero la 420 sigue, ahora con alguna recta entre curva y curva, el Puerto del Rocho (1.143 m) y las enlazadas antes de Fuentes...

Atravesada la población de conquense de Fuentes vienen tres largas rectas apenas interrumpidas con un par de curvas que te mantienen despierto, más que nada por que una mala cabezada en un mal momento en este tramo puede llenarte la boca de rastrojos y otras malas hierbas..., mejor estar atento...

Circunvalamos la ciudad de Cuenca para evitar perder tiempo en atravesarla y pronto llega Chillarón de Cuenca, población desde la que comenzamos con la N-320, carretera rápida y con tramos entretenidos y dependiendo de la época del año agradables alrededores a la vista..., pronto llegamos a pueblo de nombre mexicano Villar de Domingo García y casi siempre desierto, un par de curvas a la salida y pronto llega el desvío a una de las mejores y mas desconocidas rutas de Cuenca, la Ruta del Mimbre , pero no entraríamos en esta ocasión..., la gasolinera de Cañaveras nos esperaba para repostar combustible.

No tardamos en entrar en la provincia de Guadalajara y dejar a la izquierda la pequeña población de Alocen, quien ha visto este tramo y quién lo ve ahora, nada que ver, hace unos cuantos años el tramo entre Sacedon y Alocen era de pánico, carretera estrecha y donde en cualquiera de sus baches cabía con soltura mi SEAT 127 de la época..., no, no llegamos a Sacedon, antes nos desviamos por la N-204, bonita y revirada carretera donde nuestros compañeros moteros alcarreños rozan estriberas..., dejamos a la izquierda el bonito Azud de Pareja, nos cruzamos con muchos compañeros que trazan de vértigo, cruzamos el casi vacío Embalse de Entrepeñas, (junto con el de Buendía otrora fueron conocidos como el Mar de Castilla), lo vamos dejando a la derecha, que bonita combinación de colores el azul del agua, el verde de los pinos y el negro del asfalto...

Sigüenza y punto de inflexión, en la parada obligatoria del paso a nivel del ferrocarril Madrid-Barcelona decidimos si para a comer o no, son las 14'00 h.

- Son las dos, ¿paramos a comer?

- yo no tengo hambre

- ¿continuamos entonces?

- si, un ratito más

Complicada decisión, yo sabía que entrábamos en terreno delicado, la carretera cambiaba drásticamente a peor claro, más estrecha y firme en entredicho, poblaciones pequeñas con pocos lugares donde poder parar..., pero bueno "que sea lo que Dios quiera".

Al paso por Berlanga de Duero (14'30 h), la visión de un restaurante al borde de la carretera nos indica que deberíamos de parar a comer, "y la primera en la frente" el Rte. está completo y no pueden darnos de comer ni aun esperando, bueno, habrán más en el pueblo, preguntamos en otro y lo mismo, completo y sin perspectivas, al final damos con otro en la plaza del pueblo, el comedor completo pero si queremos algunas raciones en la mesa del bar nos las pueden servir..., dicho y hecho, hasta ese momento la comida se había encontrado en serio peligro...

Continuamos ruta hasta Burgo de Osma y recortando camino hasta San Leonardo de Yagüe, se me iluminan los ojos cuando veo el cartel de Desfiladero del río Lobos, esta zona ya es desconocida para mi, pero ese desfiladero se me antojaba como mítico..., y que desilusión, apenas unos pocos kilómetros después la carretera se desvía del sendero que tanto me hubiera gustado atravesar, -otra vez será- pienso...

A estas alturas las posaderas comienzan a dejase sentir, 600 km.  por carreteras de diversa consideración, y el último tramo nos la ha maltratado, pero con un pequeño esfuerzo nos plantamos en la circunvalación de Burgos..., bien...!!! ya solo nos quedan 70 km. hasta Villarcayo...!!!

La interminable circunvalación nos lleva a la CL-629, el sol de la tarde comienza a descender a nuestra izquierda, Desfiladero de los Hocinos y la sonrisa se dibuja en mi cara (estoy seguro que sonreí), más corto y menos intenso de lo esperado, pero bueno es lo que hay..., pronto llegamos a Villarcayo y con rapidez encontramos el Hotel Platí donde pasaríamos las siguientes noches...

 

 

 

 

 

 

 

Un gran día de moto daba a su fin, y comenzaba una gran noche con la visita de Celia, nuestra hija que reside en Bilbao y dada la proximidad decidió venirse y pasar el fin de semana con nosotros...

 

 

 

 

 

 

 

 

La mañana siguiente amanece nublada, después de desayunar nos ponemos en marcha, la primera visita que queremos realizar es Ojo Guareña, pese a las insistencias de Celia desde tiempos inmemoriales de que le pusiera un sidecar a la moto para poder viajar los tres juntos,  y a mi insistente negativa, no queda más remedio que para desplazarnos este día sería más practico el coche de ella, así que sin que sirva de precedente y por ese único día, nos deslazaríamos en coche...

 

 

Ojo Guareña, es un complejo kasrtico, en cristiano un conjunto de cuevas excavadas por la erosión del agua en una zona rica en carbonato cálcico, lo que favorece tanto la erosión como la creación de diversas formaciones (estalactitas, estalagmitas, columnas...), En esta ocasión, parte de la cavidad de Ojo Guareña ha sido habitada y usada para las más diversas actividades desde tiempos remotos y como no podía ser de otra forma, aloja en su interior una ermita dedicada a San Tirso y San Bernabé.

Cuando yo era joven, a mediados del pasado siglo y practicaba espeleología, Ojo Guareña era "el no va más en forma Sinfonía Barquillo", uno de los motivos es que por aquel entonces la cueva era explorada por espeleólogos sin necesidad de permisos especiales, hace tanto de esto que había que tener especial cuidado con las pinturas rupestres que aún estaban frescas...

Como llegamos un poco pronto para la entrada, nos pusimos a hacer fotos por el lugar, que dicho sea de paso da para varios "carretes" de los antiguos...

 

 

 

 

 

 

Al final solo pudimos realizar la visita corta, solo a la entrada de la cueva y el interior de la ermita, y como se puede suponer, estaban prohibidas las fotografías...

 

 

Dejamos la posibilidad de la visita larga a la cueva para una posterior ocasión, mejor organizados para el tema..., y realizando la reserva con antelación, principal motivo del impedimento actual.

 

 

 

 

 

 

 

Era media mañana y teníamos algo de hambre, así que aprovechando que Espinosa de los Monteros estaba a tiro de piedra nos dimos un garbeo por la población y probamos alguno de sus "pinchos"...

 

 

Realizada la visita a Espinosa de los Monteros, ponemos ruedas con dirección a Puentedey..., había visto muchas veces "el puente de Dios" en fotografías..., pero ninguna de ellas daba la imagen de grandeza que tiene su vista "in situ"..., quedamos asombrados...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Apenas un par de kilómetros se encuentra la Cascada de la Mea, después de andar unos cientos de metros por un sendero llegamos a ella y ohhh nuestra decepción, estaba seca...

 

 

Ni gota, pero el entorno espectacular...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aquel día que había amanecido nublado y lluvioso y que terminaba con un sol radiante daba a su fin, Celia por la tarde regresó a Bilbao, dejándonos a nosotros con nuestra actividad habitual de viajeros...

La mañana siguiente amanece con un sol esplendido que ya nos acompañaría para el resto de días de viaje, eso sí, fresca si estaba coincidiendo hora con temperatura 9'00 h. 9º. Nos vestimos adecuadamente para el día de visitas y moto que nos esperaba y nos ponemos en marcha...

El primer lugar al que intentamos llegar es al Monasterio de Santa Maria de Rioseco, no sin ciertas dificultades por falta de señalización

 

 

 

 

 

 

 

Y "la primera en la frente", estaba cerrado..., solo abierto sábados, domingos y festivos...

 

 

Pero a grandes males grandes remedios, dándole la vuelta a ver habían ventanas por las que atisbar el interior (ya que estábamos allí) y algo encontramos...

 

 

Y aquí expongo un par de imágenes que de alguna forma pudimos "robar" al viejo y "ruinoso" Monasterio de Santa Maria, de la Orden del Cister.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como no pudimos realizar la visita prevista al Monasterio, nos fuimos a dar un paseo por la cercana Presa de Rioseco sobre el rio Ebro...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por aquella zona no teníamos previsto nada más, así que continuamos por una modesta carretera de tercer orden en perfecto estado, estrecha pero sin tráfico y lo mejor, los paisajes que nos rodeaban..., con gusto volvería a rodarla.

 

 

Así que recuperamos la moto aparcada al lado del sendero que conducía al Monasterio y nos ponemos en marcha...

 

 

 

 

 

 

 

Orbaneja del Castillo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una vez concluida nuestra visita a Orbaneja, decidimos ir a visitar el pueblo de Frías, reconocido como uno de los Pueblos Bonitos de España...

Y para ello deberíamos de atravesar toda la comarca de Las Merindades de este a oeste, en este caso las carreteras de tercer orden que utilizamos dejaban que desear...

Frías, la verdad es que el pueblo no desmerece la fama que tiene..., aprovechamos para comer allí...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Iglesia fortificada de San Vicente en Frías

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Explanada de la Iglesia...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde las alturas...

 

Hacia el castillo de los Duques de Frías o de los Velasco...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Frías desde arriba...

 

 

 

 

Nos despedimos de la ciudad de Frias (la ciudad más pequeña de España), a pocos kilómetros se encuentran las Ermitas de Tobera, dedicadas a Santa Maria de la Hoz y al Cristo de los Remedios, de los siglos XIII y XVII respectivamente, antaño fueron también posada de peregrinos...

 

 

 

 

 

Y como no, también las cascadas que forman el río Molinar que se derraman por los alrededores...

 

 

 

Y para despedirnos de Frías, un ultimo repaso a su conocido Puente Romano sobre el Ebro...

 

 

 

 

 

El día iba tocando a su fin, con los ojos cargados de imágenes decidimos volver a Villarcayo..., no sin antes detenernos en la localidad de Cebolleros y hacerle una visita al bonito y original Castillo de las Cuevas, edificio construido por Serafin Villarán con cantos rodados del río Nela.

 

 

La mañana siguiente amanece soleada pero fresca, el termómetro de la moto apenas llega a los 9º, pero eso no nos impide ponernos en marcha, y nuestra primera parada muy cerca de Villarcayo, a la capital de Las Merindades..., Medina de Pomar.

La suerte no nos acompaña en esta ocasión, Medina de Pomar está de fiestas, y a pesar de ser un día entre semana normal nos encontramos con todo cerrado, incluido su monumento más representativo, el Alcázar de los Condestables de Medina de Pomar s. XIV

 

 

Nos quedamos un poco despagados..., octubre ya no es temporada de fiestas..., por el amor de Dios...!!!

Bueno, a grandes males grandes remedios y decidimos acercarnos a la población de Oña.

Y lo primero que nos encontramos es el Monasterio del San Salvador s.XI, y como no podía ser de otra forma en el día de hoy, cerrado...!!!

Así que decidimos dar una vuelta por los alrededores (Jardines benedictinos), nada del otro mundo y algo abandonados..., lo que si nos hubiera gustado visitar es una piscifactoría que había justo al lado..., pero tampoco nos dejaron...

 

 

 

 

Seguimos nuestro paseo por Oña, la plaza del Ayuntamiento con la Torre de San Juan y la Iglesia de San Juan Bautista s. XIII - XVI

 

 

 

 

 

Hay que reconocer que la pequeña población de Oña es muy bonita y monumental, pero tampoco podemos visitar el interior de la Iglesia de San Juan Bautista, no es nuestro día hoy..., nos informamos que la Iglesia de San Salvador si la podremos visitar  por la tarde por el módico precio de 3€ por persona..., y nos advierten que merece mucho la pena, son ya cerca de las 14'00 h. y la Iglesia no la abren hasta las 16'30..., decidimos comer y luego para hacer tiempo dar una vuelta por un sendero que habíamos visto a la entrada del pueblo por el Desfiladero del Oca.

 

Así que nos ponemos a ello y después de comer un agradable paseo por la rivera del río Oca...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El paseo por el sendero sería de unos 4 km. habíamos hecho tiempo suficiente para poder entrar en la interesante Iglesia de San Salvador...

Evidentemente no nos dejaban hacer fotos en el interior, así que nos conformamos con la foto de la fachada principal..., pero algo si me queda por decir al respecto de esta visita, y es que el interior de la Iglesia de San Salvador es una pasada...!!! una visita del todo recomendable, valió la pena el tiempo de espera...

 

Y con esta visita a la localidad medieval de Oña despedimos el día, que había comenzado cerrado "a cal y canto" y que termino abriéndose de..., "par en par"...

Marisa y un servidor somos de "inquietas posaderas" y mucho tiempo en un lugar no sabemos estar, nuestros "cuartos traseros" nos impelían un cambio lo más drástico posible, pero dada nuestra situación geográfica un mutación brusca se presentaba complicada..., así que nos conformamos con la visita (con estancia incluida) a la histórica ciudad de Burgos, población castellana que teníamos en el "tintero de las visitas"...

A cambio de un modesto pecunio el Hotel Maria Luisa tuvo a bien acogernos y darnos alojamiento...

Rápidamente buscamos el famoso Paseo del Espolón..., más tarde comprenderíamos que no solo Burgos tiene un..., espolón...

Y lo encontramos como no..., junto a la Puerta de Santa Maria s.XIV

 

 

Atravesar el conocido arco y darnos de frente con la Catedral fue uno...

 

 

Aprovechamos que estábamos en buena hora para comenzar con su visita...

 

 

Y como es de suponer, las fotografías están prohibidas dentro, así que tendremos que conformarnos con la memoria y las fotos del exterior, que también tienen lo suyo...

Venga va, aún "robe" un par de fotos del interior..., concretamente de la Puerta Negra s.XV

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y alguna más del interior..., del claustro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Alguna imagen de su espectacular exterior...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pero Burgos no era capaz de satisfacer nuestras "inquietudes", así que a la mañana siguiente partimos para la ciudad de Logroño, que tampoco conocíamos y estaba cerca.

Nos alojamos en el NH Logroño, que si bien estaba algo alejado del centro de la población, cumplió perfectamente con las expectativas previstas...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y rápidamente un garbeo por la ciudad, a descubrirla..., y por donde mejor que por su "paseo baritimo"

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin profundizar y tan solo a vista de pájaro la ciudad nos pareció muy tranquila, ordenada, sin detalles de especial relevancia y bastante cara...

Fuimos hasta el Puente de Hierro a visitar el Ebro...

 

A un lado...

Y al otro

 

Volviendo del Ebro por el Puente de Hierro..., con la Iglesia de Santa Maria de Palacio al fondo...

 

Y con esta foto de relax total nos despedimos de Logroño, a la mañana siguiente partiríamos de nuevo hacia Valencia.

La vuelta a casa transcurrió sin mayores incidentes, volviendo por una ruta aproximada a la que hicimos para venir hasta aquí...

Un tramo de la carretera de vuelta discurre por el Embalse de Entrepeñas..., y como puede observarse en la foto, medio vacío..., al fondo pueden observarse las dos columnas de humo paralelas de la Central Nuclear de Trillo.

 

 

 

 

Llegamos a las inmediaciones del Azud de Pareja...

 

Y una ultima parada para fumar en la Venta l'Home, la que otrora fue una Casa de postas del s. XVII y ahora en ruinas, y con ella nos despedimos de un agradable viaje a la comarca de las Merindades..., mitad improvisado y la otra mitad sin preparar..., donde el tiempo nos acompaño siempre y Celia un fin de semana...

 Y esto es to, esto es to, esto es todo amig@s...