PoliValencia's 2.017

 

Ha tiempo que llevaba cavilando este viaje con la moto; la posibilidad de ir uniendo por carretera una tras otra todas las poblaciones de España que comenzarán por el nombre de "Valencia".

Con el visionado de los mapas del M.O.P.U y la inestimable ayuda de San Google pronto descubrí cuantas habían, sus nombres y sus provincias de localización...

 

Habiendo 7 Valencias distintas:

4 EN EXTREMADURA

3 en Badajoz, Valencia de las Torres, Valencia del Ventoso y Valencia de Mombuey

1 en Cáceres, Valencia de Alcántara

1 EN CASTILLA - LEÓN

León, Valencia de Don Juan

1 EN CATALUNYA

Lleida, València d'Aneu

 

 

 

Y por supuesto la mía, VALENCIA, principio y fin del viaje, lugar de partida y de llegada y principal objeto de este viaje.

 

La mañana estuvo soleada aunque excesivamente fresca, el termómetro solo alcanzó los 15º bien entrada la mañana, no estaba previsto que hiciera frío, así que tuve que sufrirlo durante bastantes horas y kilómetros, aunque había que reconocer que aparte de eso, la climatología era perfecta, no tanto así como el paisaje castellano, y las largas rectas que lo atraviesan.

 

 

Eso sí, si de algo tampoco me podía quejar era de la densidad de tráfico, la cantidad de kilómetros que hice en solitario, sin cruzarme con otro vehiculo fue tan curioso como placentero.

 

Hasta no entrar en la Comunidad de Extremadura, a excepción del paso por Ruidera, el paisaje es bastante pobre para la vista, al menos en esta época del año.

 

La entrada en Extremadura me reciben varios embalses De Orellana, De García Sola, De La Serena..., que van tiñendo de azul y verde el horizonte haciéndolo mucho más agradable a la vista..., en verdad que el agua es vida, y no sólo lo es..., además lo parece.

 

 

Al cruzar  la Puebla de Alcocer no pude por menos que parar para llevarme algún recuerdo en forma de fotografía del Convento de la Visitación  de sus muros cubiertos de cigüeñas, hoy en ruinas, cuanto me hubiera gustado disponer del tiempo suficiente para hacerle la visita que se merece...

 

 

   

 

 

Diviso en la distancia la primera localidad que buscaba ese día, Valencia de las Torres..., el sol de la hora de la siesta cae con justicia unido a la ropa de la moto se convertía en un tormento, que curioso, frío por la mañana y calores por la tarde...

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta es la única torre que vi en todo el pueblo y en sus alrededores, hubiera con gusto parado a preguntar por ellas, pero puedo asegurar que a las 16'00 h. y con 32º en el termómetro de mi moto no había un alma por la calle, estaba yo y de no ser porque era de día hubiera parecido más bien un fantasma.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En mi recorrido hacia la siguiente localidad y pasando por parajes realmente curiosos, y para curiosidad esta señal que un urbanita de orilla de playa no había visto nunca.

 

Estaba atravesando por los Corredores Ecológicos del Lince Ibérico, y estas señales se peligro nos advierten de moderar la velocidad, ya que son lugares de paso de este felino protegido para evitar su extinción.

 

Una señal más a añadir a la colección de animales, Ciervos, Vacas, Renos y ahora Linces...

 

 

 

 

 

55 km. separan Valencia de las Torres de mi siguiente objetivo para ese día, Valencia del Ventoso, solitarias carreteras, estrechas pero de buen asfalto me llevan en no mucho tiempo hasta mi objetivo...

 

  

 

Y mientras mi compañera y portadora me observa, yo voy fotografiando cuando puedo bajo el sol impenitente...

El castillo dentro del casco urbano de la Orden del Temple

 

       

 

Y con una foto de la Iglesia de la Esperanza, concluyo mis visitas a las distintas Valencias por este primer día.

Y con la sensación del deber y los objetivos cumplidos, me retiro al lugar elegido para descansar y pasar la noche, un camping cercano al pueblo de Monesterio.

 

   

 

 

Segundo día y algo farragoso, muchísimo calor desde primera hora de la mañana, día destinado a sin ser malo, tampoco ser bueno...

 

 

 

 

 

 

 

El destino, desde Monesterio donde había pasado la noche, dirección a Valencia de Mombuey y de ahí a Valencia de Alcántara.

La mañana se presentaba bien y cundidora, las carreteras bonitas y solitarias, con buen asfalto..., tanto es así que invitarón a subir la Sierra de Tentudia y acercarme a su Monasterio
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una solitaria carretera de montaña de asfalto impecable y que va atravesando granjas de la más variopinta de la fauna domestica del país, lo mismo ves cerdos, que vacas, que ovejas, que cabras, que caballos, que asnos..., me lleva a un solitario también Monasterio de Tentudia, una lástima no poder visitarlo, pero aún faltan un par de horas para la visita y yo no dispongo de ese tiempo, en otra ocasión será...

 

 

 

 

 

 

 

 

La siguiente parada sería ya en Valencia de Mombuey, bonitas carreteras las que me llevan hacia ella, los "quemados" extrémeños tienen buenas carreteras para que su adrenalina disfrute el máximo.

 

 

 

Si bien encontrar el pueblo no tuvo ninguna dificultad, salir de él no fue fácil, había que seguir las indicaciones callejeando por al población, bastante activa a esa hora de la mañana..., al final pude dar con la salida...

 

 

Aquí en Valencia de Mombuey fue donde me di cuenta del desgaste prematuro de mi neumático trasero, necesitaba un cambio del mismo. Aun me quedaban 2000 km de viaje y no lo iba a poder soportar, de un momento a otro se verían los alambres, a grandes males grandes remedios, tenia que pasar por Badajoz obligatoriamente para llegar mi siguiente destino..., Badajoz una ciudad pequeña, pero cuidad al fin y al cabo, seguro que concesionarios oficiales y talleres mecánicos no me iban a faltar, y así fue..., en la entrada a la ciudad un Concesionario Oficial Suzuki que me iba  a venir al pelo, llegué a las 13'00 h. y una hora después salía de él con el neumático cambiado...!!!

 

 

 

 

 

Valencia de Alcántara

 

 

 

 

Dentro de las poblaciones con denominación "Valencia", está es de las mayores, sino es la mayor.

 

 

Ciudad medieval con su castillo del siglo XIII y todo, y con mucha mayor actividad comercial y laboral que las anteriores "Valencia's"...

 

 

 

 

 

 

Si el problema matinal del neumático no consiguió torcer el día, la siguiente circunstancia a punto estuvo de darle un giro. Establezco como prioridad llegar al camping, establecerme y luego la visita turística, pero "el hombre propone y Dios dispone".

Y cuando llego al Camping Aguas Claras a 6 km. de Valencia de Alcántara, este se encuentra cerrado, y eso que había intentado enterarme desde mi Valencia de su apertura o no, pero el intento fue infructuoso, así que lo dejé a la suerte..., y ella dictó sentencia.

Vuelta al pueblo, en la entrada un hostal, H. Nairobi. Pregunto por una habitación libre, me dicen que hay una, la alquilo, le doy un vistazo y "en peores garitas hemos hecho guardia"..., no, la habitación bien, una buena relación calidad precio...

 

 

 

 

 

 

Y ya como de costumbre por la zona, cigüeñas por todas partes, no solo en los campanarios, en cualquier lugar plano y algo elevado un nido..., y ocupado...!!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y con la imagen de la búsqueda del líquido elemento..., me despido de una de las Valencias más bonitas...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y da comienzo el tercer día de este viaje introspectivo, continuando por solitarias y deliciosas carreteras, paisajes increíbles y embalses, muchos embalses, algunos llenos a reventar y otros..., otros dando pena por culpa de la "pertinaz" sequía.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

 

 

 

 

 

 

 

A la búsqueda y encuentro de mis orígenes...!!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y la llegada a Valencia de Don Juan y como se observará con mucho tiempo por delante.

 

 

 

 

 

 

La entrada en la ciudad por el río Esla es espectacular..., con su Castillo de Coyanza (antiguo nombre de Valencia de Don Juan) dándonos la bienvenida a esta pequeña ciudad medieval.

 

 

 

Llega la noche y hora de recogerse, pueblo muy bonito este "Valencia de...", junto con el de Alcantará el más bonito y quizás también los más históricos..., aunque supongo que para eso, habrán opiniones...

 

Y desde el tranquilo Camping Palazuelo a 6 km. de la ciudad, pongo fin a este tercer día...

 

 

 

El viaje se va acercando a su final, en este cuarto y duro día llegaré a la última población con el nombre de "Valencia de..."

En este caso sería Valencia d'Aneu muy cerca de la Bonaigua en el corazón del Parc Nacional d'Aigüestortes en el Pirineo Catalan.

En esta ocasión, los dos primeros tercios del recorrido fueron completamente opuestos a lo que habían sido hasta ahora, las carreteras solitarias dieron paso a calzadas infestadas de tráfico, y los campos antes salpicados con granjas ahora las salpicaduras eran de pequeños polígonos industriales

Una vez abandonas las inmediaciones de Pamplona dirección Puente de la Reina (Huesca) las aguas vuelven a su cauce nunca mejor dicho, a partir del Embalse de Yesa, vuelve otra vez el mundo rural y trafico desciende considerablemente conforme te vas adentrando en Pirineos..., y todo vuelve a ser retratable...

     

 

 

   

 

 

Y llegué a Valencia d'Aneu, el último tercio del viaje tal y como esperaba, curvas y nieve en las laderas de las montañas, y sí, también "Valencia..." como me lo esperaba, un pueblecito de montaña, el más pequeño de las "Valencia's", casi todo cerrado a la espera de la llegada del siguiente invierno y que las nieves vuelvan a cubrir completamente las laderas y las pistas de esquí, donde a buen seguro esta población tiene su mejor momento.

          

 

 

 

 

 

 

Y con esta imagen del recorrido completo me despido de este introspectivo viaje...

Esto es to, esto es to, esto es todo amig@s