Italia 06

Para una mejor visión de las fotos recordar botón izquierdo del ratón+Ctrl.


La salida. No es que salga mal en las fotos, es que soy así de feo, cuando me pongo el casco…, disimulo mucho.

La primera parada en Ca L’anna en San Carles de la Rapita. Había que almorzar y no perdonamos...

En Figueres paramos a comer, La Queixalada cerrada...., joer que calor ¿se nota?... ¿la oreja izquierda es mía? Caso de ser mía ¿Cómo puedo ponerme el casco?.

Justo justo enfrente de mi, hacia menos calor ¿lo veis?, no me lo explico...

Paseito por la Rambla de Figueres para rebajar las ensaladas y rellenar un poco de hueco aquí...:-P

Entrada triunfal el Pezenas (Languedoc). Fíjense en la colocación de las piernas y los pies...

Callejeando por las calles de Pezenas.

Aquí, degustando unas “galletes” en una “creperia” en Pezenas. Que buenas estaban...

Esta mañana amaneció lloviendo, hubo que ponerse los impermeables...

Un alto en el camino lluvioso, camino de la ciudad de Gap...

Estamos en Francia y como no, un pequeño tour...

Este ha sido el viaje de los túneles y del calor...

Lo mejor de la foto, lo que no sé ve..., el retrovisor. Guardarrail protegido.

Llegada a la ciudad de Gap, comimos en el Restaurante que hay detrás de la moto, desde el mismo vimos las leshes de Loris, Melandri, Sete, etc...

Aspecto cultural de un motero, contemplando la Catedral de Gap desde lejos y en la sombra...

De nuevo en marcha, ahora camino de Briançon a pasar la noche...

Comenzamos a bordear el Lac de Serre-Ponçon.

Y continua la carretera bordeando el lago, en esta ocasión muy cerquita del mismo.

Era tan bonito, que al final tuvimos que parar a fotografiarnos con él.

Y yo también, ehhh, aqui en posición admiro-contemplativa, con ese aire garboso que me da esa chepilla.

Acercándonos a Briançon, comienzan a divisarse las primeras cumbres nevadas.

Y por fin..., llegada a Briançon. A buena hora para poder darnos un buen paseo por el lugar.

Aquí pernoctamos en Briançon, chulo por internet, muy lindo por fuera muy cutre por dentro, es lo que tienen estas cosas...

Recorriendo la muralla que protegía a la población, ¡¡¡ moteros culturales que somos !!!

Por sus plazas, calles y rincones...

Desde aqui y desde allí recomiendo su visita..., es un pueblecito montañés encantador...

Si si, que os pensabais..., aquí también cenamos..¡¡¡

Por la noche cambio el tiempo, que aire y que frrriiioooo

A la mañana siguiente, pusimos la rueda delantera rumbo hacia las cumbres nevadas...

Por estás latitudes y “altitudes” las carreteras comienzan a ser solitarias...

Seguimos subiendo, desaparecen los quitamiedos y la pintura de los arcenes, la carretera se estrecha.

Y llegamos al primero de ellos..., pero no seria el último...

Había que seguir subiendo, en busca de mayores altitudes, mayores metas...

Poco a poco nos acercabamos a nuestro próximo objetivo.

Dejando atrás carreteras sinuosas y prfundos precipicios.

El siguiente objetivo, había sido conseguido..., ¡¡¡El Galibier!!! pero no sería el último.

Pero no éramos los únicos, otros antes que nosotros habían llegado...

La verdad es que allá arriba, rodeado de estas cumbres uno se siente como Diosss...

Alguién se llevó una buena cucharada de nata.

Y comenzamos una bajada vertiginosa.

Que nos conduce a valles como este.

Que más puede pedir un motero, altas cumbres, verdes valles y carreteras solitarias que recorrer.

Pero pronto comenzamos de nuevo a subir...

...y subir

...y subir (un cliclista con un par).

Y casi sin darnos cuenta, otra vez rodeados de montañas nevadas.

Al final, la recompensa de otro objetivo conseguido.

Ella's, también.

Hay que reponer fuerzas antes de seguir con los objetivos.

Como fue el siguiente, subir al Petit S. Bernard

Para hacer una pequeña incusión en Italia.

Atravesamos el Tunel del Mont Blanc, para aparecer en Chamonix.

Chamonix, donde conseguimos un B&B muy bien de precio y en pleno centro de la población.

Una lástima que las nubes nos impidieran ver la famosa cumbre del Mont Blanc.

Nada de nada, que las nubes no se van.

Así que para hacer tiempo, nos metemos en un parque cercano un tente en pie , a ver si despejaba.

Mi cara habitual en los tente en pie, pero sentado.

Dando un garbeo por allí, descubirmos esta virguería del pasado, atada..., osea en funcionamiento.

Parece que la cosa prometía y las nubes se iban abriendo, dejando paso al “gigante blanco”.

¡¡ Por fin !! El Mont Blanc hizo acto de presencia.

Y con esta foto sobre un “puente” de Chamonix sobre el rio L’Arve. Nos despedimos de Francia...

Y de puente a puente porque ¿nos lleva la corriente?. ¡¡ Estamos en Venecia !!

Más puentes..., en Venezia ya se sabe...

..., puentes y canales.

"Aaaayyyy oma que ricaaa"

Un canal...illo.

Mogollon de góndolas.

En el Puente Rialto.

También en la Plaza San Marcos.

Marisa "in fraganti".

Y a nosotros que nos parecian ataudes acuaticos.

Nada, como podéis suponer en Venecia tampoco perdonamos..., y cenamos.

De los canales de Venecia a los olivos del Camping Michelanguelo de Florencia.

Una vez instalados en el camping, hubo que reponer fuerzas.

Y del camping Michelangelo a su obra..., bueno a la copia de su obra.

Una vez instalados y recompuestos, nos disponemos a darnos un garbeo por la ciudad florentina.

En las próximidades del Ponte Vecquio, sobre el Arno.

A ella le gustó El Principe..., a mi ella más.

Arte y más arte.

Sin comentarios.

Y vas caminando por callejuelas atestadas de turistas y de repente t'encuentras con esto..¡¡¡

Y piensas para tus adentro..., "que passssaaada".

Acojonante, de verdad de la buena.

Pá que decir ná.

De noche, ya cansados, sentados en el suelo esperando el bus que nos llevara de regreso al camping.

A la mañana siguiente..., un ligero contratiempo.

Un pinchazo en toda regla, pero tal y como estaba el neumático, interesaba más cambiar que reparar.

Una vez resuelto el tema del pinchazo, pusimos rumbo a... ¿a ver quién lo adivina?

Como se puede observar casi no cabe ni un alma.

La verdad es que está inclinada de la hostia...¡¡¡

Aunque a mi me sigue pareciendo una enorme tarta de boda.

Y de Pisa a Lucca y tiro porque me "tuca".

En todos estos pueblecitos meten unos “peazos” de Iglesias que apenas caben..., en las fotos.

Justo la cara posterior de la iglesia anterior..., está claro ¿no?.

Tanta impresión, nos obliga a tomar sales minerales otra vez.

Aquí, aportándole el cariño y la ternura que toda VFR necesita, dándole los buenos dias.

Después del desayuno y unos km. Aparecimos en Siena y en su impresionante Plaza de Campo.

No, no es lo que parece, estáis viendo una lona pintada. Si, nosotros también pillamos obras.

Pero no es óbice para los puestos de souvenir y turistas zascandileando por ahí.

Zascandileando por San Gimingnano

Pueblo muy chulo en la Toscana.

A mi me recordaba una amalgama de Ainsa, Albarracín y Rubielos de Mora..., Pero en grande.

Como ya era costumbre, por la tarde reponíamos fuerzas en el camping.

Abandonamos tierras florentinas y pusimos rumbo a España, la aventura iba tocando a su fin.

Aqui en Veintimiglia nos despediriamos de Italia.

Lo sé, lo sé, sobra el gordo del medio de la foto.

La vuelta por las mejores carreteras posibles...

Por las inmediaciones de Colliure.

Al paso por Port Bou, no pudimos resistirnos, era nuestro último día de aventura, había que apurar.

Por fin prensa en español, llegaríamos a casa puestos al día.

Si, ella también..., es una copiante.

Va a ser que si, este atardecer nos anuncia el fin del viaje. Al día siguiente llegaríamos a Valencia.

Con nuestra hija esperándonos en la puerta de casa..., y 4.400 km. a nuestras espaldas..., esto es to, esto es to, esto es todo amigos.