Plan B 08

Para una mejor visión de las fotos recordar botón izquierdo del ratón+Ctrl.


Todo estaba preparado, diseñado e incluso reservado por y para Escocia, por motivos ajenos a nuestra voluntad...

Después de todo planificado hubo que improvisar un Plan B, y Escocia tendrá que esperar para mejor ocasión.

En unos días elaboramos rápidamente un Plan B que sustituyera al Plan A. Henos aquí a los 4 protagonistas del susodicho Plan B la noche de antes de su puesta en marcha..., cenando claro.

En un alarde de responsabilidad, después de la cena unos cubatillas hasta las 2 de la madrugada, total solo habíamos quedado al día siguiente a las 7’00 am. Nadaaa, que a nosotros no nos va la fiesta ni ná.

Primera foto de la mañana con los uniformes de la Conquista del Espacio (Star Trek para la gente joven). Observese al Sr. Spock de buen año, mirando al frente..., a la frente de Manolo digooo.

La primera parada importante del día LA COMIDA. En Morillo de Tou a 5 km. De Ainsa, no lo recomiendo para nada, no se portaron nada bien con nostros.

Hete aquí al Sr. Spock sacando barriga para no humillar al Capitán Kirk que la esconde rápidamente al observar un disparo fotográfico a traición.

La Flota Estelar hace una parada técnica, para saber donde cohones se ha metido el satélite francés Tarbes.

Obsérvese la carita de felicidad del capitán.., y como luce su chepilla garbosa en al tarde francesa...

Encontramos Tarbes y como se puede ver con claridad meridiana, también otros lugares recomendados por las guías turísticas del "alpiste".

Después de una vuelta por la capital “bigorresa”, unas fotos, una cenita y a dormir que la noche anterior fue corta corta.

La mañana amanece nublada, mejor para viajar. Abandonamos Tarbes..., detrás de nosotros el Hotel La Croix Blanche donde habíamos pernoctado, relación calidad, precio, situacion.., correcta.

850 km. Hicimos desde Tarbes hasta llegar al hotel donde nos alojaríamos unos días en París. Relación calidad, precio, situación..., buena.

Como era d’esperar pronto se hizo la hora de cenar y de la cerveza por supuesto..., y nosotros como no perdonamos...

La cerveza en Francía cara, en París un poco más.

Como era d’esperar pronto se hizo la hora de cenar y de la cerveza por supuesto..., y nosotros como no perdonamos..., la cerveza en Francia cara, en París un poco más.

Comenzaba nuestro primer día en París.

La Opera, Bueno y si no es, se le parece mucho. Si veis unos calcetines blancos..., son de Manolo. Que se sepa..¡¡¡, anda que no se ven, xaval..¡¡¡

Para los curiosos, por si alguno se pregunta como son los adornitos de arriba del todo.

Si si, lo que tu digas..., pero yo no llevo calcetines blancos..¡¡¡

También estuvimos por la Madeleine, si no la veis es porque está detrás de las flores. De todas.

Nos acercamos a la Plaza de la Concordia.

El Sena.

No, no, no estamos perdidos en Paris no, solo preocupados por el Índice Nikkei.

La mañana aparece lluviosa, así que decidimos coger el metro para acercarnos al barrio de Montmartre. Que tó dios con pantalón largo ehhh

En las puertas del Louvre, las pillamos en un descuido...

He aquí un par de moter@s curtidos, con más asfalto en las pestañas que una autopista alemana. Lo sé, lo sé, aunque parezca mentira.

Pues es lo que hay, mientras unos miran hacia arriba..., otros miramos hacia abajo..., cada cual ve los monumentos a su manera.

El candado grande, lo pone para engañar, el chorizo lo corta y cuando se la va a llevar se da cuenta del pequeño..., hostiaaa...¡¡¡

Discúlpenme los que pensaban que aquí iban a ver París..., lo mío son las motos..., y como estás nos se ven muy a menudo por Valencia.

Es inevitable ¿no? Uno va a París y como no se apoya en la baranda de un puente o de una plaza.

Anda que no hay qu’estar gilipuertas para plantarse de pasmarote en una foto como esta. Manda cohones.

Es una d’esas fotos que hablan por si solas, como bien se observa la gente va en manga corta, señal de que hace calor en agosto en París.

Quee, ya las echabais de menos ehhh. ¿los calcetines blancos de Manolo? Noooo, las cervezas joer, mirando la plaza de la Bastilla.

Esto no es que estemos haciendo una cola, no. Esto es que de vez en cuando nos gusta jugar al trenecito con los demás.

Otra foto que habla por si sola si se viera..., claro. En la fuente de abajo la gente se bañaba..., otra señal del calor en agosto.

Si uno se fija al fondo del todo, no ve nada..., pero si mira cerca..., me ve a mi. ¿A que mi oreja derecha, parece un postizo?.

En realidad, si se miran los edificios de abajo, como los de cualquier ciudad...

Que conyo hace esa torre ahí en arriba...????

Los contraluz, no son mi fuerte...

Que no llevo falda, que no..¡¡¡ eso en el Plan A, si hubiéramos ido a Escocia...

Así me gusta, un descenso sonriente, se terminó lo que se daba, a otro cosa mariposa...

Son evidentes los problemas de aparcamiento en París, esto si es literalmente subirse el coche a casa.

Continuamos el paseo.

Estaros al loro, Marisa también lleva calcetines blancos, ya son dos los que han caído este año también..., Mª José y yo, seguimos impertérritos. La cerveza ¿Qué cerveza?.

A la pirámide de cristal. Nada del otro jueves, algunos dibujos (hechos con rotulador, seguro) y trabajos manuales en piedras.

Esto es de lo primerito que se ve al entrar, sin la cabeza, sin brazos tampoco..., anda que no la podían haber acabao.

En realidad yo lo que quería fotografiar era la oreja del tipo este..., casi lo consigo. No paraba quieto el jodio.

Hasta los "guebs" , mirad mirad, allí sentado al fondo quién está, jijijijijiji

Otro robado. No sé quién son, yo no las conozco, con quién iban...????

Como niñas. Míralas que simpáticas, poniéndose encima de los chorros de aire del caserón ese.

Ya le había dicho yo a Marisa, que lo de los calcetines no era buena ideaaaa.

Que podiamos hacer si no cenar...

Después de la cena un paseo para conocer más de cerca París la nuit.

Esto si es una novedad, un paseíto en barco por el Sena, a Marisa parece que no le hace mucha ilusión..., es motera no marinera.

Perdidos...? Que vaaa..¡¡¡ otra vez con el Índice Nikkei...

Para que luego no digan que no visitamos los monumentos de París

A la hora que llegamos a Montmartre los pintores no se habían levantado aún, pero estaban rodando una peli..., y nos quedamos embobaos mirando.

Actrices y figurantes esperando la palabra “Acción” del director.

Estaba toda la calle decorada como en los años 40/50, los comercios, los figurantes, los coches, los toldos. El director repitió la escena no sé cuantas veces, y cada vez había que mover coches y montar un cirio de mucho cuidado..., curioso la verdad.

Este me gustó, la verdad es que taba muy bien ambientada.

Alejándonos de Montmartre nos dimos de narices con este museo..., y dada nuestra afición a..., los museos, no perdimos la ocasión.

Museo curioso y supongo que muy completo, con cantidad de objetos en exposición, desde los más antiguos a los más modernos, cercanos y lejanos, pelis pornos de nuestros abuelos (hay que joderse lo que filmaban ya, y nosotros pensando que innovamos algo).

Continua la lluvia, pero eso no nos impide parar a comer..., ¿Qué pensabais?..¡¡¡

Seguía lloviendo pero en esta ocasión con ganas, menuda chopada esperando poder entrar en un WC publico en la calle, decidimos pillar un tren y que nos lleve a Versalles.

Llegamos a Versalles y como no, otra vez a jugar al trenecito...

Salimos de Versalles un poco con el rabo entre las piernas..., llegamos tarde, así que cerraban en media hora, otros españoles que salían nos advertían de que la mitad de las salas estaban cerradas, no avisaban y no te devolvían el dinero, casi iban con pancartas jejejeje

De vuelta al tren, de que conyo se ríen..????

Nos vamos de París, y como no podía ser de otra forma lloviendo. Obsérvese con detenimiento las bolsas que cubren las bolsas y los guantes secándose.

Y llegando a las proximidades de Gante..., nos dispusimos a comer ¿Cómo no?. Por cierto una de las (MAES) cervezas más populares de Bélgica y que menos me gustó..., ande se pongan las de abadía..¡¡¡

Luego de comer salimos a tomar unos cafés a la terraza del restaurante y a reflexionar como nos iba yendo el día. La cara de reflexión de Manolo es la habitual de cuando reflexiona, y Marisa está a punto de reflexionar del todo.

Y llegamos a Gante, Y al camping, atento el personal.... PREPARADOS...¡¡¡¡

La competición, LISTOS...¡¡¡

ya...¡¡¡

Mientras tanto cada cual a su ritmo, en las fotos no se aprecia..., pero plantando nos cayó toda el agua del mundo, chopaos chopaos chopaos..¡¡¡ Ellos más, como montan tan despacio...

Tanto llovía, que decidimos coger el bus urbano que paraba al lado del camping y que nos llevara al centro de Gante, a darnos un garbeo.

Justo aquí debajo, tenía la parada el bus.

No, no, Marisa y Manolo no montán guardía, tan solo indican el próximo lugar a visitar.

El siguiente sitio a visitar estaba claro un Pub, mejor dicho el Pub Manteka sería un punto de referencia.

Callejeando por Gante.

Callejeando.

Mas callejeando y con buen rollito.

Y justo justo justo al lado d’este castillo dimos con una de las mejores cosas del viaje.

El restaurante de las costillas..., del todo recomendable, pero del todo del todo, ehhhh

Por 14 € todas las costillas que quieras, hasta que te canses, pero lo mejor es que además estaban de muerte..¡¡¡¡ babeo al recordarlo, tengo que dejar de mirar esta foto.

Anda que no pueden comer dos españoles con hambre que han conocido la postguerra de oídas...¡¡¡ dejamos el pabellón bien alto, vaya por vosotros moteros... Todos... Unidos... Si es que me dejo llevar por la emoción...

A la salida nos encontramos con el castillo de antes, pero así...

Dándole a la petaca..., si es que parecemos de la liga alcohólica..., pero como no teníamos que conducir, que lo hacia un autobusero gantés.

Anda que no se lo pasan bien ellas..., si es que de vacaciones, de viaje en moto y con amigos, s’está de puta madre joer...

Nos íbamos a ir esa noche, sin despedirnos del Manteca..., lo tenéis claro..¡¡ Ojo al parche, en un Pub, enfrente de la Catedral de Gante, cubatas a 5’50 € para que luego digan que por ahí fuera “gravan el alcohol con muchos impuestos” claro igual es que en Valencia la coca cola es muy cara.

Mientras esperábamos al bus de vuelta al camping, me dio tiempo a chafardear un poco.

Hay que decir que Gante es una ciudad tan bonita de día como de noche...

La última para no cansar al personal..., y que cohones el que quiera ver monumentos que se pille una guía turística...;-)

Henos aquí en la parada del bus en otro momento de reflexión, buen momento para recordar que ni se os ocurra parar en Morillo de Tou, no se lo merecen en serio. Se jodan. Si alguien pensaba que Mª José tenia boquita de piñón..., que vaya desfaciendose d’esa idea.

Vaya, por fin una mañana soleada, pillamos las motos y para Brujas.

Decir que Gante me gustó mucho más que Brujas y no fui al único. Además del agobio de turistas que sufrimos en Brujas. Claro que para gustos..., ya se sabe.

El cartel habla por mi...

Visto lo visto, decidimos pillar las motos y acércanos al Mar del Norte, a la ciudad de Oestende...

Aprovechamos para comer allí y para beber y para hacer pis...

Que voy a decir yo, que no veáis en la foto...

Hay que reconocer, que a veces te sorprenden los templos que uno puede encontrarse por ahí, esta es de Oestende.

Comienza el cansancio...

Trasteando por los alrededores de la Catedral...

La tarde se había vuelto muy desapacible y esta lluvia a última hora en Oestende, aceleró nuestra vuelta al camping de Gante.

La llegada al camping fue con algo de lluvia pero sin incidencias dignas de mención. Una vez allí había que cargar la bateria del movil.

Algo había que hacer mientras hacíamos tiempo para la cena ¿no? Y el camping tiene una cafetería/restaurante muy apañao. Y otra vez la Maes de marras..., que no vale ná, pero que está por toda Bélgica.

Algo había que hacer mientras hacíamos tiempo para la cena ¿no? Y el camping tiene una cafetería/restaurante muy apañao. Y otra vez la Maes de marras..., que no vale ná, pero que está por toda Bélgica.

Con una fina lluvia nos desplazamos a Bruselas, pronto llegamos a la Grand Place, quizá la plaza más bonita que haya visto nunca.

En esta plaza se podrían hacer mil fotos...

Detalles...

Más detalles...

La misma plaza, impresionante...¡¡¡

Cambiemos de tercio

Todo lo impresionante que me pareció la Grand Place..., esto me parece de ridículo..., pues estaba a parir de gente “hay que joderse”. Ya nos vale, ya.

Y yo que pensaba que el chocolate famoso era el suizo. Ahí tenemos una fuente de chocolate..¡¡¡ y no era la única, no.

El tiempo mejora...

Y con él, nuestro humor con el sol y podemos quitarnos por fin los chubasqueros.

Algo recargado.

Un Púlpito algo recargado el de la Catedral de Bruselas, ¿verdad? Pero curioso...

La parte posterior...

Claro está, también estuvimos en el Atomiun..., por fuera...

Y por dentro.

La verdad, tampoco nada del otro jueves, y quizá lo peor todo el rollo sobre su exposición internacional del 58. y 9 € por persona, caro.

De vuelta a Gante.

Y como no, a cenar al Rte. de las Costillas..¡¡¡ En esta ocasión Mª José si tenia una Leffe para ella solita. Sigo recomendando encarecidamente el lugar y no me llevo comisión, ehhh

Joer, aún se me hace la boca agua al recordarlo. Y podías comer las que quisieras...¡¡¡ en esta ocasión repetí ¿Cómo no?. Mª josé se rindió y se “tiró al verde”.

Y Como nos íbamos de ir de Gante sin una vueltecita al Manteca.

Por si alguien se preguntaba como recogemos todos los bártulos, aquí tiene un buen ejemplo, 30 min. Y todo vuelve a estar en su sitio.

Con dirección Luxemburgo. Cerca del circuito de F1 de Spa, nos llevamos otra de las sorpresas agradables del viaje, comer en este restaurante.

Posiblemente el restaurante más bonito que haya visto en mi vida. No lo recomiendo ya que el servicio fue malísimo, comparable a la atención recibida en Morillo de Tou, lo justo es decir lo bien decorado que está, eso si.

La llegada a Luxemburgo coincidió con la fina lluvia que ya nos era tan familiar...

Poco que decir d’esta pequeño país y ciudad centro europea, a la hora que llegamos 6’00 pm estaba todo cerrado, y sin gente por la calle. Tampoco vimos monumentos destacables, casi nada de turismo. Esperábamos más barata la gasolina, pero tampoco había tanta diferencia.

Por la mañana continuaba la lluvia que nos recibió cuando llegábamos, se intuía un día de moto lluvioso. Íbamos dirección a la Selva Negra.

Con tanta lluvia y los carteles en alemán, lo único claro es que no sabíamos donde estábamos. A estas alturas ni goretex ni ná, ya calados hasta los huesos. Nunca mejor dicho que “a mal tiempo buena cara”.

Imposible plantar tienda en el camping con la qu’estaba cayendo..., no tuvimos más remedio que buscar un hotelito en Schulchsee localidad de la alemana de la Selva Negra donde teníamos pensado pasar los próximas días.

Al día siguiente por la mañana había dejado de llover y las nubes del día anterior dejaron paso a un sol radiante.

Ya sin lluvia, acudimos al camping previsto a plantar en un santiamén y comenzar a recorrer la Selva Negra.

De esta guisa pintaba la mañana, lo que íbamos dejando atrás...

Y lo que teníamos justo delante...

Bueno más que detrás, nosotros delante..., luego al revés..., y así

La frase tonta de la semanaaa, que moña me pongo cuando veo esta foto...

Las Cataratas del Rhin, otro d’esos lugares donde poder hacer miles de fotos..., lástima que el fotero sea tan malo...

Después de mil fotos y alguna más, comenzamos el regreso por la parte de atrás de las cataratas y siguiendo la senda que las bordea a ellas y al Rhin.

Curiosa manera de agacharse para tocar el agua de Marisa.

Rodeados de naturaleza.

La foto de la frontera al entrar en Alemania el día de antes no la pudimos hacer a causa de la lluvia, pero que más da, como tuvimos que entrar en Suiza para las cataratas ¿Qué mejor ocasión para hacérsela (la foto) allí?. Es que de Alemania no teníamos aún.

De vuelta al camping improvisamos un picnic y damos buena cuenta de los últimos coletazos de comida que nos queda, tan solo para dos cenas no vayáis a pensar y porque compramos algo en el súper.

Por las inmediaciones del camping.

Un paseo por el pueblo.

Al día siguiente la idea era ir a ver el Reloj de Cuco más grande del mundo..., pero solo conseguimos ver el segundo reloj más grande del mundo. Eso si, con perdida incluida..., nuestras chicas hablando en alemán con una lugareña que nos informó bien.

Y por fin la encontramos, toda la casa un gran reloj de cuco...

Ahora que el cuco, ya les vale ya..., parece más una oveja que un pajarraco...

Tanto reloj había despertado en nosotros un hambre canina, casi salvaje..., ahhh y por fin pudimos probar las famosas “salchichen alemanas”

Aun nos quedaban más de 2.000 km. Por recorrer y vete tu a saber si con más lluvia, Manolo tenia los neus hechos trizas, así que decidió cambiarlos en un pueblecito alemán de la Selva Negra, por un precio similar al de Valencia.

Después del cambio de neus, vuelta al camping y un paseo por el lago junto a al mismo.

Nada como salir de la casa de uno, para encontrarte señales que al menos a mi, me resultan curiosas..., está estaba en una de las entradas a Schluchsee.

Y por la noche, después de la cena y antes de acostarnos unas copillas en nuestro nuevo descubrimiento “el Pub de Jimmy"...¡¡¡

Al día siguiente amaneció lloviendo ¿Qué se le iba a hacer?, nos dispusimos a salir del camping con dirección a Freiburgo, capital de la Selva Negra.

En el camping nos dieron una tarjeta de turista con la que podíamos viajar gratis en cualquier transporte público ¿de la zona? El caso es que con esa tarjeta fuimos a Friburgo en el tren ida y vuelta gratis. Increíble. Como llovía a caballo regalado...

Una bonita ciudad alemana muy turística, el día lluvioso le daba un aspecto más chulo aún si cabe.

Detalles Sin comentarios..., bueno sí, aprovecho para recordar que no paréis en Morillo de Tou.

Nos llamó l’atención el color d’esta Catedral..., y por supuesto la mitad estaba en obras...

Está en todos los sitios, incluidos los rincones bonitos...

Una ciudad con sus canales y canalillos.

son mi debilidadad, las motos..., lo comprendéis verdad...¡¡¡ Está esta tomada por la zona universitaria de la ciudad, la rueda de delante de coche..¡¡

Viviría aquí..????

Por la tarde de vuelta a Schulsse por el sendero que conducia al camping.

En las pequeñas calas que bordean el lago, había una exposición de figuras de piedra manteniendo extraños equilibrios, curioso.

Hay que reconocer que el camping estaba en un lugar privilegiado, “chapeau”..., al final de la tarde el sol quería salir..., pero a duras penas lo conseguía.

Aquella noche nos despediríamos de la Selva Negra desde el Pub de Jimmy..., unos cubatillas tuvieron la culpa. A 5’50...¡¡¡

Al día siguiente amaneció soleado..., lo que nos permitió recoger cómodamente...

Aplicándonos con presteza y no sin algo de miedo a quedarme sin gasolina llegamos al Camping Moto en las proximidades de Crest (Francia). Un camping donde solo dejan pasar motos. Los demás vehículos están prohibidos. En la foto, con las cervezas que la dueña te ofrece al llegar.

La tarde concluía, las tiendas plantadas..., todo invitaba al descanso...

Aquel día concluyó como muchos otros, con las cuentas finales del día al lado de un café. Al día siguiente Manolo y Mª José partirían de vuelta a Valencia, se les acababan las vacaciones...

Una vez se hubieron marchado nuestros amigos, nos dispusimos a dar una vuelta por el camping, ya que apenas pudimos verlo a nuestra llegada. Impresionante.., de verdad impresionante. Un río de aguas transparentes lo dividía en dos.

El camping es propiedad de unos holandeses, la mayoría de motos que habían eran holandesas. Estás caravanas se alquilan..., cuando llegamos preguntamos pero estaban todas alquiladas.

Parecia un campo de golf pero con muchos árboles, no creo haber acampado nunca en un camping así.

Tanto paseo nos acaloró, así que bien merecía un baño en la piscina...

Las motos...

Algunos ejemplos curiosos de la fauna motoristica que s’encuentra por la zona..., no me van las customs, pero siempre eh pensado que si algún día tuviera alguna, sería una Guzzi California.

La entrada al camping no está fácil de ver, más bien difícil, solo hay esta indicación en la carretera...

Con buena picha..., claro con ese remolque ya se puede llevar esa tienda, ya...

Esta mañana comenzábamos nuestra vuelta a casa, y era el fin de nuestra tienda de campaña, después de 27 años con nosotros, plantada en media Europa y en casi toda España, jamás nos caló una gota de agua, pero el suelo ya se nos rompió y renovarse o morir. 8.000 pesetas de hace 27 años, nuestros ahorros de muchos meses de novios. Joder que pena. Marisa le recortó la etiqueta de la marca Safari (Altus) para guardarla de recuerdo..., tuvo el final que se merecía..., murió como vivió..., acampando.

Para el disgusto, nos llegamos hasta Llança en la Costa Brava, ya quedaba poco del viaje...

Pues si, la verdad es que no nos hace falta nadie para consolarnos..., sabemos hacerlo nosotros solitos jejejeje

Y pensar que veníamos de Bruselas de haber visto uno igual...

Por si acaso faltaba consuelo..., más consolación...

Sin comentarios...

Llança...

Coño, que susto...¡¡¡

El encanto del final...

Y con esta foto de la llegada a casa al día siguiente nos despedimos 17 días después de nuestra marcha y 4.860 Km. Esto es to, esto es to, esto es todo amigos... Fin del Plan B