SICILIA 2.017

 

 

 

Un nuevo verano y un nuevo viaje en moto, teníamos una asignatura pendiente con Italia, la hemos recorrido y visitado en diversas ocasiones, pero nunca hemos bajado más allá de Roma, así que este verano era el indicado para ir. Sabíamos que pasaríamos calor, pero desde luego no en las "cantidades industriales" en la que se ha producido.

Aún así, ha sido un bonito viaje donde hemos podido comprobar "in situ" las grandes diferencias que se encuentran en la Italia moderna.

 

 

 

 

 

 

Una primera parada en el Camping de Port de la Selva (Girona), estamos de vacaciones y nos lo tomamos con calma...

 

          

 

A la mañana siguiente continuamos camino, pegados a la costa en la medida de lo posible hasta llegar a St. Raphael-Frejus (Francia). Este destino se decidió apenas unos días antes de la partida, nuestra idea primigenia era un camping próximo a la ciudad francesa de Saint Tropez, pero un gran incendio por los alrededores de la ciudad de la Costa Azul nos obliga a cambiar de planes a última hora, así que sin abandonar la Costa Azul cambiamos destino.

 

 

Un paseo por la playa y como no..., "Moules a la marineire amb frites"...!!! muy lógico por otro lado, estamos en zona... ;)

 

                                         

 

Aún nos quedaba mucha tela viajera que cortar, así que a la mañana siguiente continuamos "haciendo camino" entre un denso tráfico y el "pertinaz calor" llegamos hasta nuestro siguiente punto de destino, L'Spezia (Italia) última ciudad de Liguria hacia el sur, que si bien no es gran cosa turisticamente hablando, en sus proximidades se encuentra Portovenere que junto a la muy cercana "Cinque terre" (que ya visitamos en otra ocasión) forman un Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

 

 

Dando una vuelta por la pequeña y turística ciudad...

 

    

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Después de un día dando vueltas por Portovenere y L'Spezia, llega el momento de ponerse en marcha, y vamos hacia el Sur..., Nápoles nos espera...!!!

Y llegamos a ciudad napolitana, más concretamente al Camping Vulcano-Sulfatara en Pozzuoli, a tan solo 7 km de Nápoles...

A la postre sería uno de los mejores campings en los que nos alojaríamos, ubicado en el cráter de un volcán  activo que como poco resultó curioso, distinto.

Aquella tarde y después de montar el tinglado en el camping, imperaba cenar..., y como muestra unas fotos, para dar constancia de que nosotros también nos alimentamos, no solo de moto y cerveza  vive el hombre y la mujer..., (aunque no estoy del todo seguro):P

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y por la mañana a visitar las entrañas de Nápoles, primero una vuelta por fuera..., con visita incluida a Polichinela (personaje de la commedia dell'arte)

 

              

 

Y ahora un par de "elementos"..., y es que en determinados lugares turísticos es virtualmente imposible evitar que no salga nadie en la foto...

 

 

Un alto en la visita para el avituallamiento habitual...

 

 

Y luego nos adentramos en el interior de Nápoles..., cisternas y sistemas hidráulicos que abastecían a la ciudad en tiempo de romanos...

 

 

 

Atardece y se hace la hora de volver al Camping, aún queda suficiente luz como para darnos una vuelta por el cráter del volcán anexo al camping.

Resultó una visita de lo más curiosa, una lástima que las fotos no reflejen lo que por allí se veia, una gran explanada que en algunas zonas de la misma, más parecía un desierto en miniatura que otra cosa, un desierto rodeado de bosques, lo que digo..., curioso.

Nada más entrar te da sensación de calor, pero no del sol precisamente, un calor distinto, tocas la tierra del suelo con la mano y en algunos lugares está tibio..., porque en otros está caliente y en algunos pocos no se puede tocar porque literalmente, quema...!!!

El olor cambia y dependiendo de las zonas, el azufre casi se saborea, y conforme te vas adentrando se van viendo pequeñas columnas de humo blanco...

Cuando te acercas a alguna de ellas, se puede escuchar como el vapor sale a presión y si acercas la mano tienes la misma sensación que cuando acercas la mano al vapor de un cazo con agua hirviendo..., quema....!!!

 

 

        

 

        

 

 

 

                    

 

Después de cenar nos acercamos a ver la combinación de luces que había instalada en el cráter..., desgraciadamente las fotos no reflejan bien la realidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Continuamos en Nápoles..., y esta mañana toca la visita a Pompeya, una mañana de calor sofocante y ruinas impresionantes, no decepciona...

 

 

      

 

       

 

 

     

 

 

Aun continuamos un día más en Nápoles, queríamos ver de cerca la famosa "Costa Amalfitana" una carretera tan bonita como, peligrosa y complicada, el intensivo tráfico y la forma de conducir de la Italia sureña hacen que desmerezca un tanto..., una lástima, aquí unas fotos sacadas de Internet.

 

 

 

      

 

Por la tarde una visita a Pozzuoli, la población que nos había acogido estos días, y como no..., siendo italiana también tenia sus ruinas...., aquí el Templo de Serapis.

 

 

Llega el momento de abandonar Nápoles y sus alrededores, es domingo y  en el camping nos aconsejan si voy al sur hacerlo por la "autoban", que no se nos ocurra ir por la costa, porque el tráfico y los atascos estarán generalizados, Italia entera va a la playa los domingos...

Adiós a mi idea y deseo de recorrer la costa italiana en la medida de lo posible, pero con esas predicciones..., hago caso a los consejos y me meto en la "autoban", y si pensaba que iba a circular solo ya que todo el mundo estaría en la playa o llegando a ella, nada más lejos de la realidad..., una autopista atestada, con sus retenciones y todo..., y el sol que nos perseguía inclemente sobre nuestras cabezas...

Fue un día duro de moto, de transición..., pero duro, a las 6'00 de la tarde llegábamos al hotel de Regio de Calabria, en la punta de la bota italiana, para pasar al día siguiente a Sicilia, cruzando el Estrecho de Mesina

Al ser domingo y a esas horas la ciudad estaba casi desierta (claro todo el mundo o en la playa o en la carretera) pero con un pasear agradable con la caida del sol, muy llana y excepcionalmente ordenada y limpia (hay que recordar que estamos en el sur de Italia).

A cenar y a dormir pronto, que al día siguiente habia que madrugar para coger el ferry (para colmo nos informan en el hotel que una lastima, ya que el pasaje a Mesina los domingos es gratis)..., mañana será lunes grrrrrrrr jijijijijijijiji

 

 

A la mañana siguiente embarcamos la moto y nosotros rumbo a Sicilia, después de haber dejado atrás kilómetros (en serio) de colas de coche para embarcar (las motos nos ponemos los primeros, algún privilegio teníamos que tener) cruzamos el estrecho y llegamos a Mesina.

Mi deseo de alejarme de las autopistas y circular lo más pegado a la costa se volvió a ver una vez más truncado..., pensé -hoy es lunes, no habrá tráfico-. Pues no señor, nada más lejos de la realidad, después de perder hora y media y habernos alejado apenas 50 km. de Mesina, salimos huyendo de esas carreteras y buscamos de nuevo la autoban que nos llevaría hasta Palermo.

Una vez allí conectar el GPS y que nos llevara a Sferracavallo donde se encontraba el Camping Degli Ulivi, que salvo por su ubicación es poco recomendable.

Una vez establecidos, a visitar Palermo, capital de Sicilia.

Palacio de la Opera

 

Catedral de Palermo

 

 

Quattro Canti

 

 

Mucho calor

 

Palacio Real y en su interior la genial Capilla Palatina

 

 

Capilla Palatina (con la cámara y los escasos conocimientos que uno tiene, se hace lo que se puede), pero en verdad que impresiona...!!!

 

 

 

Con el calor que estábamos sufriendo en Palermo, se imponía salir de allí con urgencia y decidimos invertir las costas y bajamos al sur a Mazara del Vallo un pueblecito marinero que tenia como Patrimonio de la humanidad su barrio árabe con aspecto de Casbah al mas puro estilo africano.

En esta ocasión en vez de plantar tienda alquilamos un bungalow con aire acondicionado...

 

      

De Mazara del Vallo a Agrigento, otro camping y otro bungalow con aire acondicionado, la ola de calor sobre Sicilia seguía presionándonos.

Y por la tarde una visita al Valle dei Temple (P. de H. UNESCO), lo más significativo del lugar, que si bien está chulo..., de esto ya hemos visto demasiado...

 

 

       

 

       

 

 

       

 

 

Y al día siguiente continuamos viaje, con dirección Siracusa.

Encontramos un camping a nuestro gusto, que si bien no tenia piscina ni  bungalows, si tenia un Restaurante más que aceptable y la playa a 30 m. de la tienda.

 

   

 

Luego una visita a la cercana ciudad de Noto...

 

 

     

 

No,  no me he equivocado de fotos, casualmente en Noto había una pequeña exposición del artista palermitano Domenico Pellegrino, y para un fan de los comics (tebeos) y marvelita convencido como yo..., no podía perder la oportunidad de retratarlos...

Y por supuesto no podía faltar una visita al barrio de Ortigia en al antigua ciudad de Siracusa...

 

 

     

 

 

Nuestra etapa siciliana va tocando a su fin, aunque nos quedan muchas cosas por ver y visitar, la ola de calor que estamos padeciendo de alguna forma nos invita a abandonar la isla e ir dirigiéndonos progresivamente hacía el hacia el norte...

 

 

 

 

Así que al día siguiente dispusimos la marcha para salir de la Isla, volviendo a poner dirección a Mesina a la que habíamos llegado hacía una semana.

 

Era domingo y al paso por las inmediaciones de Taormina el odómetro de la moto tubo a bien marcar una cifra mágica para un motero y su moto...

 

 

 

 

 

 

 

 

Aún tuvimos tiempo de ir fotografiando el monte Etna, aunque fuera de lejos...

 

     

 

Y "subito" otra vez en el ferry, está vez de vuelta a la bota italiana...

 

      

 

Fue una buena jornada de moto, por fin un día sin agobiante tráfico y por una carretera de doble sentido y pegadita al mar..., y eso que era domingo...!!!

Una parada de transición para pasar la noche, en un camping de transición Capypso justo en la planta del pie italiana, que lo mejor que tenia era la playa pegada y que la chica de recepción era de Madrid, lo que facilita mucho las cosas...

 

 

Pero la alegría dura poco en casa del pobre, y a la mañana siguiente lunes, el trafico vuelve a intensificarse, unido a la actividad laboral y a la ausencia de circunvalación en las poblaciones, nos hacen repensar seriamente la opción de hacer el tacón de la bota, a la marcha a la que hacíamos los kilómetros tardaríamos varios días en recorrer el tacón.

Así que cortamos por lo sano y decidimos subir directamente a Alberobello en la región de Apulia.

Para nuestra desgracia el camping de Alberobello no tenia restaurante, así que después de un paseo por las afueras del pueblo dimos con una pequeña feria gastronomita que nos vino al pelo para para poder cenar algo, este kiosco nos llamó especialmente la atención...

 

 

Bonito y original pueblo, donde las construcciones llamadas "Trulli" terminan en un tejado de piedra con forma de cono..., en cuanto a los símbolos pintados en sus tejados no hay unanimidad, algunos son símbolos religiosos y otros del zodiaco...

 

 

     

 

 

      

 

 

Poco a poco el viaje va tocando a su fin, ahora los kilómetros de vuelta se hacen más rápidos, además necesitamos huir del calor, hay prisa por llegar al norte, así que una noche de transición en un hotel en en empinado pueblo de Osimo (próximo a Ancona).

Y otra más en Alessandria, que nos serviría de puerta para salir de Italia, rumbo a las montañas del Parc Naturel du Vecors en la vecina Francia.

Una vez allí nos alojamos en un bungalow del Le Camping Moto, un viejo conocido nuestro, bonito, acogedor y con una piscina impecable.

 

 

       

 

Y con estas fotos de Le Camping Moto despido este viaje..., 7.000 km y 24 días después regresábamos a casa...

Y esto es to, esto es to, esto es todo amig@s