TARRACO 2.019

 

Un año más, aprovechando el puente de Todos los Santos decidimos hacer una salida con la moto...

El lugar elegido en esta ocasión es la ciudad de Tarragona, localidad por la que hemos circulado en multitud de ocasiones y que nunca nos hemos detenido.

 

 

La salida habitual desde casa y hasta La Salzadella donde no perdonamos el almuerzo, aunque no sin cierta dificultad, y es que el aumento de la densidad de tráfico nos debía de haber adherido de que el Rte. Prats donde hacen los mejores bocatas de Chipirones con Habas mejor del mundo mundial, estaría hasta los topes.

 

Y es que al día de fiesta y de puente se junta el levantamiento de la veda, con lo que el 50% de clientes que habían era cazadores..., un poco de paciencia, una mesa que se queda libre y que nosotros "ojo avizor" ocupamos...

 

Poco más que contar, apenas nos separan 275 km. que realizamos por carreteras generales y secundarias muy a pesar de las insistentes indicaciones de entrar en la AP-7; el tiempo es soleado y la temperatura entorno a los 20º.

 

 

 

 

 

 

 

 

Nada más llegar a la ciudad, localizar el hotel donde pasaríamos las dos siguientes noches y que encontramos sin ninguna dificultad.

 

 

El Hotel Nuria, que combina una buena relación calidad/precio no nos defraudó, además de poder aparcar la moto en parking privado por solo 5€ al día.

 

 

La única pega que cabria ponerle al hotel, es la ubicación, no es mala, pero si digamossss ¿selectiva?; el hotel se encuentra a 20 minutos andando hasta el centro de la ciudad, además por una calle recta pero en cuesta, cuando llegas al centro "te has ganado el jornal", pero por otro lado está al lado de la playa...

 

 

 

 

Llegamos a Tarragona a la hora de comer, una vez cambiados a ropa ¿normal? comenzamos a subir la cuesta para buscar un lugar para el avituallamiento diario, ya que cerca del hotel no había nada..., una vez llegas arriba del todo de la Vía Augusta donde comienza la parte central de la ciudad te encuentras con  esto...

 

Que yo fotografío con ansia como si me lo fueran a robar..., y continuamos nuestro camino buscando un lugar donde nos dieran de comer...

 

 

 

 

 

Lo encontramos en el Rte. Bocois en la Rambla Nova, un local regido por orientales con personal autóctono..., no comimos mal y no fue caro, pero no nos gustó.

 

 

Como el café no nos había gustado demasiado, buscamos uno mejor en la franquicia Cappuccino, pero no, tampoco fue mejor, lo que si fue mejor fueron las sendas copas de Grappa que nos mercamos Marisa y yo.

 

 

 

 

 

 

 

Después de haber satisfecho nuestras necesidades alimenticias y repuesto líquidos, nos dispusimos a dar un paseo por la ciudad..., llegando a lo que llaman "El Balcon", un mirador al mar..., la mar de chulo. Una vista sobre la bahía que forman el Puerto deportivo de la ciudad y la Punta del Miracle, bahía que alberga la Platja del Miracle.

 

 

 

Desde "El Balcón" donde se aparecían al fondo a la derecha la Punta y la Platja del Miracle. Al centro las ruinas del Anfiteatro romano.

 

Aquí con un poco más de detalle el Anfiteatro...

La tarde fue pasando entre paseo, fotos y conversación, al ser un día de fiesta estaba todo cerrado con la tristeza que eso proporciona a una ciudad...

 

 

La tarde iba dando a su fin, refrescó y nos acercamos al hotel a ponernos algo de abrigo..., la luz mejoraba para las fotos e hice algunas desde el balcón..., del hotel.

 

 

 

 

Comienza la mañana siguiente con la visita ahora en serio a la "Imperial Tarraco".

Una vez llegamos a la rotonda final de la Via Augusta, nos encontramos a la izquierda con "El Balcon" y el Anfiteatro romano..., y a la derecha con la Torre de les Monges s. XIII - XV

 

Siguiendo la muralla de la Torre de les Monges, nos encontramos de frente con uno de los emblemas de la ciudad, la Torre del Pretori s. I dc.

 

Justo enfrente hay un pequeño parque desde el cual las vistas son impresionantes...

 

 

Pero seguimos con la Torre del Pretori

 

Y le damos incluso la vuelta...!!!

 

La torre es accesible desde el interior pero aun no estaba abierta y tampoco teníamos un excesivo interés..., así que zascandileamos un poco por la zona...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde otro punto de La Torre Pretori, observando el mar como dos mil años atrás hiciera Cesar Augusto desde su estatua...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Continuamos nuestra visita por el cercano barrio de la judería, contrastando restos de antiguos Pórticos romanos como el de la Plaza del Forum, con modernos trampantojos...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y paseando llegamos a la Catedral de Tarragona dedicada a Santa Tecla y patrona de los informáticos, unas cuantas fotos del exterior ya que del interior están prohibidas...

 

 

 

Y bueno, el exterior desde el interior (el claustro)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Después de la visita a la Catedral, por la Baixada del Roser llegamos a al Portal del Roser donde existen uno de los accesos a la Muralla..., de pago y con escaleras hacia arriba..., decidimos que no..., nos damos la vuelta y allí nos observaba La Volta del Pallol con su Plaza del Pallol y todo...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comenzamos nuestra salida del casco histórico, ya se había hecho la hora del habitual avituallamiento, y mientras buscábamos la plaza del Ayuntamiento nos encontramos con este simpático a la par que artístico mural...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Encontramos un  restaurante a nuestro gusto y donde Marisa se pudo dar el capricho de comerse unos apetitosos Cargols a la llauna...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Después de la agradable y deseada comida, con sus respetivos cafés..., volvimos a darnos un paseo, esta vez por la animada Rambla Nova, donde nos encontramos con una estatua dedicada Als Castellers...

Y dejamos para el final de nuestra visita, el Anfiteatro romano..., pero nuestro gozo en un pozo, estaba cerrado al público, así que solo lo pudimos ver como la tarde anterior..., desde arriba...

 

 

 

 

Y con las vistas al Anfiteatro la tarde fue tocando a su fin..., un agradable día de turismo por una agradable y dinámica ciudad..., Tarragona.

La mañana siguiente en principio sería todo lo contrario hasta ahora..., amaneció nublado y con intenciones lluviosas, mientras Marisa desayunaba aproveché para acercarme con la moto a la cercana Platja de la Arraabassada y llevarme un recuerdo de la moto junto al mar..., en el suelo se pueden observar las incipientes gotas de lluvia que advertían de la proximidad de la tormenta...

 

 

 

 

 

 

 

Justo me vino llegar al hotel y poder refugiarme, la tormenta desapareció en media hora y pudimos emprender el camino de vuelta a casa..., pero no sin muchas precauciones...

Habían avisos de vientos fuertes a muy fuertes desde Barcelona hasta Valencia, ni que decir tiene que estábamos en el medio..., el Delta del Ebro fue especialmente duro, pero finalmente pudimos llegar a cada sin incidentes...

Y aquí termina un agradable y "aireado" viaje..., esto es to, esto es to, esto es todo amig@s.