SORIA 2.016

Un fin de semana de principios de junio decidimos darnos un garbeo románico, Soria es para nosotros "esa gran desconocida" hemos pasado por sus murallas en varias ocasiones, pero hasta la fecha, jamás nos hemos detenido y mirar dentro de ellas...

Poco que comentar de la ruta hasta nuestra llegada a Soria, salir de trabajar a medio día y ponernos en marcha, un chaparrón al circunvalar Teruel y cuando ya nos habíamos secado y llegábamos al destino otro gran chaparrón que terminó de calarnos hasta los huesos, afortunadamente la temperatura era buena..., de la carretera poco que decir, 300 km de aburrida autovía y 100 km de una general tan recta como latosa...

Realmente la visita propiamente dicha, comenzaba a la mañana siguiente..., que amaneció soleada y apacible...

Lo primero a visitar lo que más cerca quedaba del hotel, la Iglesia de Santo Domingo S. XII

El Palacio de los Condes de Gomara nos va indicando el camino hacia el río Duero

Una encrucijada de caminos nos lleva hasta la Concatedral "soriana" dedicada a San Pedro.

En su interior concurren dos circunstancias opuestas, por un lado no se pueden hacer fotos, pero por otra parte también se encuentra el Claustro del antiguo monasterio donde sí se pueden hacer fotos...

 

Para Soria seguro que es una desventaja, pero para nosotros es todo un éxito la ausencia casi total de turistas, no solo se ven las cosas con desahogo si no que las fotos son más cómodas también...

Seguimos camino hacia el Duero, y mientras vamos bajando vamos comentando la vuelta, como supongo que se debe de suponer el río se encuentra abajo del todo de la población...

 

 

 

Y por fin íbamos a llegar al plato fuerte de la mañana, San Juan de Duero..., donde tan solo nos precedían tres autobuses de turistas, con un 50% además de niños y niñas, en edades de jugar al futbol, al escondite, y no prestar atención a aburridos monumentos románicos en ruinas...

Donde es justo reconocer que cualquier parecido con las "abadías" escocesas es pura coincidencia, afortunadamente no las visitamos con afán comparativo, de haberlo hecho hubiéramos salido decepcionados..., la entrada al ser fin de semana fue gratuita, cosa que en cualquier caso es de agradecer...

Aunque las fotos no lo reflejen, a duras penas podíamos movernos...

Una vez terminada la visita a las ruinas de San Juan de Duero, dimos un corto paseo remontando el cauce...

 

Y desde la orilla del Duero comenzamos el ascenso a la ciudad para terminar de dotorear lo que nos quedaba...

Y como no, aprovechamos para tomar un refrigerio...

 

     

Y con esta foto nocturna de Marisa haciéndole compañía a Gerardo Diego nos despedimos de la ciudad de Soria, una agradable visita a una agradable ciudad...

A la mañana siguiente poniamos rumbo "vuelta a casa", la mañana era agradable y el tráfico escaso, así que aprovechando la coyuntura de la proximidad nos acercamos a visitar el bonito pueblo de Calatañazor, sí, donde Almanzor perdió el tambor...

Y con esta panorámica de las casas de Calatañazor que le dan la espalda al barranco y donde se distinguen con claridad sus curiosas chimeneas cónicas, me despido..., nos quedaban aún un buen puñado de kilometros antes de llegar a casa y el sol comenzaba a apretar de firme..., esto es to..., esto es to..., esto es todo amigos...