Tras comprobar in situ en la primera etapa la dureza del terreno, decidimos recortar la segunda etapa respecto a la planeada en un principio. Así pues, en lugar de llegar hasta la costa sur, frente al islote Vedrà, se acuerda que, una vez subida la cima de Sa Talaiassa, se bajará directamente a Cala Vadella, recortando en unos 15 Km el recorrido inicial previsto.

Tras desayunar cargamos en la bicicleta lo mínimo necesario para afrontar la etapa: sombrilla, esterillas, toallas y agua, mucha agua. Desde el cámping tomamos la carretera para ir buscar la que conecta con Sant Agustí. Hasta el primer cruce nos separan 3 Km. A partir de ahora el camino a recorrer coincide con el realizado el día anterior desde Sant Josep, pero a la inversa, es decir, ahora toca subir.

En esta ocasión no llegamos al pueblo de Sant Josep, sino que aproximadamente en el punto kilométrico 13 de la carretera, nos desviaremos hacia Cala Vadella. Al llegar a este cruce encontramos un supermercado, donde nos aprovisionamos para la comida del día.

Hasta aquí desde Cala Bassa hay 9,3 Km y 1h15'.

Descansamos un poco y cogemos la carretera hacia Cala Vadella.

A 1'9 Km, unos 10 minutos, a la izquierda parte la pista forestal que conduce a la cima de Sa Talaiassa, el vértice más alto de la isla con 475 m sobre el nivel del mar. Tomamos dicha pista, que además está señalizada y comenzamos a subir, tramos en bici, tramos a pie, según la dureza de las rampas. En poco menos de una hora y tras 4'2 Km de pista llegaremos a la cima. Por el camino nos adelantan algunos coches de turistas, que desde luego llegarán más descansados que nosotros. Probablemente haya alguna senda desde Sant Josep para subir a pie, que sea algo más corta. Conforme vamos subiendo se divisan buenas vistas del mar, pero no conviene hacer fotos porque desde arriba las vistas son mejores.

Al llegar a la cima nos encontramos con una antena de telefónica y dos mojones que indican el vértice geodésico. Estamos rodeados de bosque de pinos, que dificulta bastante la visibilidad. Nos paramos a descansar y comer.

Vista N desde Sa Talaiassa El camino por el que hemos llegado a la cima continua unos 800 metros más, hasta llegar a la antena de Retevisión. Al final de este camino el bosque deja de ser tan espeso y se puede divisar casi la totalidad de la costa desde la playa d'en Bossa hasta Sant Antoni, exceptuando la isla Es Vedrà, al SO, oculta por el pico Llentrisca, de 414 m, y la propia montaña de Sa Talaiassa. También es posible una panorámica de todas las serranías centrales de la isla, así como Formentera e islotes anexos. En un día claro es factible divisar la península, lo cual en verano suele ser bastante difícil debido a la elevada humedad ambiental. Vale la pena subir hasta aquí, aunque sea en coche.

Vista SE desde Sa Talaiassa Tras haber hecho las fotos pertinentes bajamos por la pista para volver a coger la carretera hacia Cala Vadella. La bajada hay que hacerla con cuidado y hay tramos en los que decidimos bajar de la bici porque los frenos no conseguían pararla y en las curvas podríamos caer por el barranco.

Una vez en el cruce con la carretera giramos a la izquierda y comenzamos a subir un puerto de montaña, el Coll de Sa Creu (243 m), por si no hemos subido bastante. Al coronar el puerto nos encontramos un cruce lleno de señalizaciones, casi todas ellas de restaurantes o urbanizaciones. Aunque a la derecha indica Cala Vadella y Cala Molí, nosotros seguimos a la izquierda hacia Cala Vadella Sud. Tras unos pocos metros de subida comenzaremos a bajar el puerto, a más de 50 Km/h, y sin necesidad de pedalear llegaremos a Cala Vadella, una cala casi cerrada, muy bonita, llena de barcos anclados, con playa de arena, bastante ancha. Incluso hay algunos pinos en la arena que sirven de sombrilla.

Desde el desvío que sube a Sa Talaiassa hasta esta playa hay 6'7 Km y unos 30 minutos.

La playa tiene bandera azul y el agua es muy tranquila y limpia. Junto a ella una zona de tiendas bastante bonita. Hay bastantes extranjeros en la playa, pero a eso de las seis de la tarde éstos se van, supongo que a cenar, y comienzan a llegar italianos y españoles después de levantarse de la siesta.

Tras tomar un baño y descansar continuamos por la carretera que sube bordeando la cala . Por esta misma carretera, a unos 2 Km, llegaremos a un desvío a la izquierda con una bajada pronunciada. Cogemos este desvío y comenzamos una zona de toboganes entre urbanizaciones de lujo, o al menos eso parece. Tras 4'2 Km y 30 minutos de subidas y bajadas llegamos al desvío de Cala Molí. Pasamos de largo y seguimos por la misma carretera, con peor firme hasta llegar a un stop. Giramos a la izquierda y en unos 10 minutos llegaremos a Cala Tarida.

En Cala Tarida nos detenemos en un stop que está junto al centro comercial La Sirena, en lo alto de una subida. Hasta este cruce hay 6'7 Km desde Cala Vadella, en 50 minutos.

Decidimos no bajar a la playa en Cala Tarida porque ya estamos bastante cansados y no nos apetece bajar otra vez al mar para luego volver a subir. Además ya se está ocultando el sol. Cogemos la carretera hacia la derecha para volver a Cala Bassa. Por esta carretera, que va hacia Sant Agustí encontraremos a 3 Km el desvío que va a Cala Bassa, por donde empezamos la jornada. Se puede tomar una ruta alternativa en lugar de continuar por la carretera hasta encontrar el cruce a Cala Bassa y es: al llegar a un complejo hostelero con un restaurante girar a la izquierda hacia el Puig del Delfí y tomar luego el primer desvío a la derecha, que también conduce a Cala Bassa. Nosotros decidimos ir a buscar la carretera de la mañana para acercarnos al supermercado cercano al cruce y poder comprar la cena y el desayuno del día siguiente.

Al volver por la carretera ya cerca de Cala Bassa, decido desviarme por la ruta del falcó para ir a ver la puesta del sol, que ya estaba al caer.

En total, en esta segunda jornada hemos recorrido 38'9 Km (un par más al ir a ver la puesta de sol).