recvolta-al-terme%20ximo200805060121

recvolta-al-terme%20ximo200805060173

recIMG_1944

recsized_Volta-al-terme189

recvolta-al-terme%20RogerXXVII%20Volta%20al%20terme%20024

panoramica

Las 6 de la mañana de sábado 31 de mayo de 2008... Fondeguilla sigue envuelto en sombras, pero hay una actividad bullendo en su plaza. Un último sábado de mayo más estamos otra vez aquí reunidos para dar comienzo a la Volta... LA VOLTA al Terme de Fondeguilla.

A pesar de lo temprano de la hora nadie siente sueño. Los nervios no nos han dejado dormir mucho esta noche, pero eso forma parte de La Volta... habrá tiempo para dormir por la tarde. Mientras tanto suena la traca de la salida y emprendemos la ruta, carretera adelante, para llegar al punto donde empieza realmente la carrera; ese punto donde la línea delimitadora del término municipal de Fondeguilla cruza el Riu Belcaire y la carretera de La Vall.

Este año tiene algo de especial. Han venido corredores de alto nivel nacional e incluso internacional y eso se nota desde los primeros metros. Nada más salir, un grupo formado por Raúl García, Emili Sellés y los hermanos Callau, entre otros, toman la delantera a un ritmo poco habitual... están locos!!

Yo corro en una posición más cómoda, rodeado de corredores como Mario Llorens, Santiago García y Javier Triguero, del Club Buff-Teva de Cuenca. Con ellos hago los primeros kilómetros hasta que a la altura del Alt de Pitera me voy descolgando poco a poco... ¡y no es que yo vaya más despacio!

Otra cosa que tiene de especial este año es la meteorología: El cielo está totalmente enmarronado y amenazante. De hecho la previsión es de fuertes lluvias para hoy. A partir de Penyalba la niebla oculta a trechos el recorrido. La visión de las montañas envueltas por las nubes crea un ambiente mágico más propio de otras latitudes y otra época del año.

Entre Aigualit y Pitera voy dando alcance a los que se quedan descolgados del primer grupo de cabeza, al tiempo que los de Cuenca van dejándome atrás. La Lloma de Justí se extiende, todo lo larga que es, frente a mí. Es, sin duda, el tramo más bonito de La Volta, y este año especialmente. La niebla se filtra entre las copas de los árboles en las zonas boscosas y le da cierto aspecto de bosque animado... y bien animado que está hoy!!

Voy solo, como otros años que he corrido La Volta, pero este año, como novedad, con gente por delante. La Nevera pasa bajo mis pisadas envuelta en la niebla. Bajando hacia el Marianet entreveo al corredor que llevo delante... es Adolf Aguiló. Si aprieto un poco aún podré cogerlo, aunque me lleva unos minutos de ventaja.

El paso por el Marianet es una fiesta. Hay un montón de gente y todos me animan como si fuera la estrella local. Esto me motiva y encaro la subida del Alt del Senyor con fuerzas. Ya se acerca la parte final. Después del bullicio del Marianet nos volvemos a quedar solos la senda y yo, bajo la vigilancia atenta de los nubarrones. Paso Colom, el avituallamiento en el bosquecito de pinos... ¡¡qué agradable sombra cuando hace sol y calor...!!.

La subida a la Lloma de la Fogassa se hace dura y empieza a chispear. Poco más tarde la lluvia arrecia y me cae un chaparrón fuerte que dura unos diez minutos. Mejor así, bien está que llueva, pero no demasiado. Paso Aiguamolls... ¡Venga que tienes a uno ahí mismo...! Será Adolf, pero yo no lo veo. ¿Será por la niebla? Pipa se ve a lo lejos entre los nubarrones y se me antoja tremendamente lejos.

Subo el Rodeno sin dejar de correr... mis piernas están todavía enteras. Coll de Garrut... ¡Venga que tienes a uno ahí mismo...! Sigo sin verlo, y pienso que ese “ahí mismo” es muy relativo según estés en carrera o de público. Sigo adelante y encaro la última subida: mi querida Pipa. Arriba la niebla no deja ver el paisaje ni la tremenda bajada que me queda.

Cuando llegas a Pipa y piensas que ya solo te queda bajar, te encuentras con ese tremendo descenso, con escalones rocosos que hay que destrepar, tramos empinados con piedra suelta, rocas, maleza, curvas cerradas... ni un momento para descansar... se hace eterna.

Poco antes de aterrizar en Belcaire, en ese punto donde la linde municipal cruza el barranco, veo a mi perseguido... no me dará tiempo de alcanzarlo, con lo que el recorrido por el barranco lo hago a ritmo cómodo. No estoy muy cansado, pero tampoco me puedo permitir esprintar y me saca varios minutos.

Cuando llego a la meta me llevo dos sorpresas: el tiempo del vencedor y mi propio tiempo. Raúl García ha hecho un increíble registro de 3:22:21 , algo impensable hace unas horas. Yo he rebajado mi propia marca en casi 10 minutos y he conseguido bajar de la barrera psicológica de las 4 horas, algo que antes de hoy nunca se había logrado.

Poco a poco van llegando mis compañeros de entrenamiento y vienen más sorpresas... los tres primeros de la categoría de veteranos somos de Misjueves: yo primero, Vicent Pla segundo y Pepe Baixaulí tercero. Llega luego Javi, fresco como una rosa y poco después Ana con un buen crono de 6:43:38h. Compañeros, jueves tras jueves, de los entrenamientos por nuestras montañas.

Mi cuarta Volta al Terme de Fondeguilla, mi mejor Volta, a pesar de que es la única de las que he corrido, que no he ganado. En todo momento, tanto antes de la carrera como durante el recorrido, los de Fondeguilla me han animado como si fuera del pueblo, y puede que sea así, porque yo me siento como en casa por estos parajes.

También me gustaría resaltar la excelente organización de la prueba por parte de todos, desde la organización a los voluntarios, no tiene nada que envidiar al resto de pruebas del circuito nacional, estando al nivel de las mejores.

Ahora a esperar con ganas que venga la de 2009, con sus incógnitas: Habrá tanto nivel...?

Se volverá a bajar de 4 horas...? Queda un año para que los amantes de La Volta demos respuesta

a esas preguntas. Mientras tanto a entrenar y a soñar con una Volta más el año que viene.

Texto: Santi Alvarruiz

Fotos: Amics Volta al Terme

 

Las fotos de la jornada

Volver a... Inicio      Índice CronológicoMás allá de Misjueves